10 años de Feminicidio en Morelos

232 feminicidios en 10 años

  • 30 mujeres asesinadas en 2009 hasta el 15 de noviembre
  • 31 mujeres asesinadas en 2008
  • 29 mujeres asesinadas en 2007
  • 20 mujeres asesinadas en 2006
  • 122 mujeres asesinadas del 2000 al 2005

Municipios donde han ocurrido los Feminicidios

Cuernavaca, Jiutepec, Yautepec, Cuautla, Xochitepec Temixco, Jojutla, Zacatepec, Tlaltizapán, Jonacatepec, Jantetelco, Puente de Ixtla, Huitzilac, Ciudad Ayala, Emiliano Zapata, Miacatlán y Amacuzac.

A. ¿QUIENES ERAN ELLAS?

1. Flor Noemí Rodríguez Trujillo, de 26 años

Flor Noemí Rodríguez Trujillo fue encontrada sin vida el 14 de febrero del 2005. Su cuerpo yacía a la orilla de la autopista México-Cuernavaca. El informe oficial de la autopsia calificó su muerte de accidental, sin establecer la índole y las causas de las lesiones que presentaba su cuerpo.

    El 16 de diciembre la mamá de Flor Noemí identifico su cadáver. A pesar de que habían desaparecido algunos objetos personales que la joven portaba la última noche que fue vista con vida en compañía de su ex novio, y de las declaraciones de testigos que afirmaron de que él la había maltratado en ocasiones anteriores , las autoridades no llevaron un investigación exhaustiva.

    Sólo después de que su madre presionó para que se realizase una investigación más amplia se asignó el caso temporalmente a una unidad de homicidios, donde se concluyó que había varias pistas para ser investigadas, entre ellas el ex novio y un individuo no identificado que había sido visto junto al lugar donde se descubrió el cadáver. Sin embargo, las autoridades no entrevistaron a las personas señaladas ni a testigos potencialmente importantes, sino hasta cinco meses después fue llamado a declarar su ex pareja. Para entonces él había vendido su automóvil, lo que impido a las autoridades recabar pruebas periciales.

    Después de todo ello, a la mamá de Flor Noemí se le dijo que no se podía hacer nada más y que no debía hablar con medios de comunicación ni con organismos de Derechos Humanos, porque perjudicaría la investigación oficial. Finalmente la investigación se archivó y las autoridades siguen considerando la muerte de Flor Noemí como accidental.

    El 7 de septiembre del 2005, mientras Juana Mota Batalla, de 28 años, era golpeada por su esposo, uno de sus hijos corría a la casa de una vecina para pedir ayuda. Al llamar al número de emergencias de la policía le respondieron que eso se trataba de “un asunto de parejas” por lo que al lugar no llego ningún agente para investigar. Cuando la vecina fue a la casa de Juana, ni ella ni su esposo estaban allí. Sus hijos nunca volvieron a ver a su madre. El esposo afirmó que habían discutido y que ella había abandonado la casa después de confesarle de que se proponía a huir con otro hombre.

    Tras los hechos, la familia de Juana presentó una denuncia por su desaparición ante el Ministerio Público de Puente de Ixtla, donde se informó además, que el esposo ya había sido denunciado en el 2001 por agredirla, cuando la pareja vivía en Temixco. Pese a estos señalamientos, su pareja no fue interrogado. Además, las autoridades nunca tomaron medidas para averiguar el paradero de Juana.

    El 12 de septiembre de ese mismo año, se encontró un cadáver femenino no identificado en una zona cercana. El 18 de septiembre se mostraron fotos de un cuerpo sin vida a la familia de Juana para que la identificaran. Se les dijo que como se tardaría más de un mes en realizar la autopsia completa al cuerpo, lo mejor sería enterrarla inmediatamente.

    El caso fue remitido a la unidad del Ministerio Público encargado de los “asuntos pasionales”, en lugar de canalizarlo a la unidad que investiga los asesinatos. Según los informes recibidos, se indicó a la familia que debía presentar testigos; por lo que la vecina que solicitó auxilió para Juana cuando ésta era golpeada por su marido, acudió a declarar.

    El 26 de septiembre, el esposo y principal sospechosos de este crimen, fue arrestado e interrogado. Dos días después, el 28 de septiembre, familiares de la víctima visitaron el lugar donde localizaron el cuerpo sin vida de Juana, encontrando una manta, cabellos y un palo ensangrentado, elementos de prueba que la policía omitió recabar. Cuando la familia informó a las autoridades del hallazgo, se les informó que ya se había efectuado el levantamiento oficial del cuerpo, por lo que se podían deshacer de esas pruebas.

    Hasta el día de hoy, el esposo permanece bajo custodia y en espera del resultado del juicio por asesinato.

    2. Cristhian Nataly Díaz Guzmán, 11 años

    Cristhian Nataly Díaz Guzmán asistía a la escuela primaria, fue secuestrada el 28 de julio del 2006. Al día siguiente y tras recibir mensajes telefónico pidiendo una cantidad de dinero a cambió de volver a ver con vida a su hija, la mamá de Cristhian Nataly acudió a la Policía Ministerial de la Zona Sur Poniente, para denunciar el secuestro de su hija y la extorsión a la que ella estaba siendo sometida. Ese mismo día, la menor fue encontrada sin vida en la habitación 130 del hotel Camelias, ubicado en San Antonio Chiverias, Municipio de Zacatepec.

      De acuerdo con testigos, Cristhian Nataly fue vista cuando ingreso al hotel en compañía de una mujer embarazada. A la habitación también se supo acudió un hombre. Tras la detención y la declaración ofrecida por una prima de la menor, principal responsable del secuestro, se supo que su novio le pidió que le ayudara a llevarse a Cristhian Nataly para sacarle dinero a su mamá y así poder saldar la deuda que tenía con ella y que ascendía a $22,000.00 (Veintidós mil pesos M/N).

      Durante el proceso de investigación, se le dijo a la mamá de Cristhian Nataly que también había sido violada (vaginal y analmente), pero el probable responsable nunca fue cuestionado ni sancionado por ese delito, pese a que en el careo entre la pareja, ella señaló que él era el único que podía haberla violado.

      Esto evidencia la falta de preparación de los peritos de la PGJ y del Ministerio Público, por lo que los resultados son deficientes.

      El 29 de septiembre del 2008, se resolvió el juicio por el delito de secuestro y homicidio calificado en contra de su prima y el novio de ella, resolviéndose que ella era culpable por ambos cargos mientras que él fue sentenciado sólo por secuestro. A pesar de ello y tras una apelación ante el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos, en julio del 2009, el inculpado obtuvo su libertad absoluta. Este ominoso hecho nos muestra las deficiencias, corrupción e impunidad en la procuración y administración de justicia.

      3.  Ilse Iris Gutiérrez Flores, Mari Cruz Aragón Mendoza, Luz Fabiola Cevallos Castellanos, Gabriela Cevallos Castellanos, Irma Guadalupe Arizmendi Pineda, Laura Flores Chávez, Guadalupe Selene García, Julia Rebollar Gómez, Sdirenia Sánchez Homero, Oyuki Angélica Camacho Catalán, Petra Catalán Salgado, Ana Berta González Ortega, María Fátima Irazoque Abraham, Julissa J. Martínez Aviña, Ever Román Agüero, Basilia Alvarado González, Reyna Ramos Allende, Esmeralda García Pérez, Ignacia Anderes Palomares García, Susana Nayeli Rodríguez Barajas, son algunas de las mujeres asesinadas, victimas del feminicidio ocurrido en nuestra entidad y no cifras ni números a contabilizar.

      CADA NIÑA O MUJER ASESINADA había experimentado durante su vida múltiples formas de violencia, daños a su integridad, dignidad y desarrollo que atentaron contra su libertad. Los crímenes contra las niñas y mujeres se cometen en sociedades o en círculos sociales cuyas características patriarcales y la violación de los derechos humanos se concentran y se agudizan de manera crítica.

      En su mayoría se articulan con otras condiciones sociales y económicas de extrema marginación y exclusión social, jurídica y política. Son el producto de una organización social basada en la dominación de hombres sobre mujeres, caracterizada por formas agudas de opresión de las mujeres con sus constantes mecanismos de desvalorización, exclusión, discriminación y explotación a las que son sometidas las mujeres por el solo hecho de serlo. Los asesinatos abarcan a niñas y mujeres de diferentes edades, condiciones socioeconómicas y educativas.

      La mayor parte de ellas no pertenecían a círculos sociales delictivos y fueron cometidos por conocidos y desconocidos. En la mayor parte de las entidades federativas en que hay focos rojos de asesinatos de niñas y mujeres es muy alto el de hombres, en ese sentido, es alarmante la situación de inseguridad prevaleciente y la violencia está en todas partes. Se Suceden hechos violentos por doquier que alcanzan a personas ajenas a la violencia.En el caso de las mujeres, además de estar en dichas condiciones y de que las alcancen hechos violentos, la situación se agrava con la violencia intrafamiliar, machista y misógina, en particular la violencia conyugal presente en todas las formas de emparejamiento (desde el noviazgo y el matrimonio, hasta el amasiato, el concubinato y las uniones libres), la prostitución forzada, la producción y el consumo de pornografía.

      Estas formas de violencia se dan en el marco de un alto rango de exclusión, marginación, explotación y extrema pobreza de las mujeres, base de índices elevados de morbilidad y mortalidad femenina como la materna e infantil debidas al crecimiento precario, la desnutrición, los padecimientos y las enfermedades no atendidas. La atención insuficiente e inadecuada por parte de las instituciones, además de ser inaceptable, agrava la problemática y la propicia.

      Los asesinatos abarcan a niñas y mujeres de diferentes edades, condiciones socioeconómicas y educativas. La mayor parte de ellas no pertenecían a círculos sociales delictivos y fueron cometidos por conocidos y desconocidos.

      En la mayor parte de las entidades federativas en que hay focos rojos de asesinatos de niñas y mujeres es muy alto el de hombres, en ese sentido, es alarmante la situación de inseguridad prevaleciente y la violencia está en todas partes. Se suceden hechos violentos por doquier que alcanzan a personas ajenas a la violencia.

      La base de los crímenes contra las mujeres radica en estas condiciones de vida, en las que el género opresivo sobre determina tanto a las mujeres, como a los hombres. De ella dan cuenta los medios masivos de comunicación y son denunciados por organizaciones civiles con indignación y con impotencia por los familiares.

      B. ¿QUÉ ES LA VIOLENCIA FEMINICIDA?

      Feminicidio es una ínfima parte visible de la violencia contra niñas y mujeres, sucede como culminación de una situación caracterizada por la violación reiterada y sistemática de los derechos humanos de las mujeres.

      Su común denominador es el género: niñas y mujeres son violentadas con crueldad por el único hecho de ser mujeres y solo en algunos casos son asesinadas como culminación de dicha violencia pública o privada.

      De acuerdo con Diane Russell y Jill Radford, los crímenes se dan en todo el mundo y son el resultado de la violencia misógina llevada al extremo y, por ende, son una muestra más visible de múltiples formas previas de hostigamiento, maltrato, daño, repudio, acoso y abandono.  Se encuentra en el dominio de género, caracterizado tanto por la supremacía masculina como por la opresión, discriminación, explotación y, sobre todo, exclusión social de niñas y mujeres. Todo ello legitimado por una percepción social desvalorizada, hostil y degradante de las mujeres. La arbitrariedad e inequidad social de potencian con la impunidad social y judicial en torno a los delitos contra las mujeres. Está presente en formas diversas a lo largo de la vida de las mujeres antes del homicidio. Después de perpetrado éste, continúa como violencia institucional a través de la impunidad que caracteriza casos particulares.

      En el país ha habido períodos feminicidas ligados a territorios específicos que solo la impunidad favorece las condiciones que permiten los crímenes contra las mujeres. Había experimentado durante su vida múltiples formas de violencia, daños a su integridad, dignidad y desarrollo que atentaron contra su libertad. Los crímenes contra las niñas y mujeres se cometen en sociedades o en círculos sociales cuyas características patriarcales y la violación de los derechos humanos se concentran y se agudizan de manera crítica.

      En su mayoría se articulan con otras condiciones sociales y económicas de extrema marginación y exclusión social, jurídica y política.

      Son el producto de una organización social basada en la dominación de hombres sobre mujeres, caracterizada por formas agudas de opresión de las mujeres con sus constantes mecanismos de desvalorización, exclusión, discriminación y explotación a las que son sometidas las mujeres por el solo hecho de serlo.

      La explicación del feminicidio se encuentra en el dominio de género, caracterizado tanto por la supremacía masculina como por la opresión, discriminación, explotación y, sobre todo, exclusión social de niñas y mujeres. Todo ello legitimado por una percepción social desvalorizada, hostil y degradante de las mujeres. La arbitrariedad e inequidad social se potencian con la impunidad social y judicial en torno a los delitos contra las mujeres.

      La violencia está presente en formas diversas a lo largo de la vida de las mujeres antes del homicidio. Después de perpetrado éste, continúa como violencia institucional a través de la impunidad que caracteriza casos particulares. En el país ha habido períodos feminicidas ligados a territorios específicos que solo la impunidad favorece las condiciones que permiten los crímenes contra las mujeres.

      En el caso de las mujeres, además de estar en dichas condiciones y de que las alcancen hechos violentos, la situación se agrava con la violencia intrafamiliar, machista y misógina, en particular la violencia conyugal presente en todas las formas de emparejamiento (desde el noviazgo y el matrimonio, hasta el concubinato y las uniones libres), la prostitución forzada, la producción y el consumo de pornografía.

      Estas formas de violencia se dan en el marco de un alto rango de exclusión, marginación, explotación y extrema pobreza de las mujeres, base de índices elevados de morbilidad y mortalidad femenina como la materna e infantil debidas al crecimiento precario, la desnutrición, los padecimientos y las enfermedades no atendidas.

      C. La violencia institucional

      La violencia institucional comprende las acciones, prácticas u omisiones de las y los servidores públicos del Estado y Municipios que dilaten, obstaculicen o impidan que las mujeres accedan a los medios o mecanismos para el goce y ejercicio pleno de sus derechos fundamentales o políticas públicas destinadas a prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia contra las mujeres, o aquellas necesarias para su desarrollo de conformidad a lo dispuesto en la CEDAW (Art. 14. Cap. III. Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Morelos, 2007). En este sentido, los servidores públicos que presten su servicios para el Estado (en cualquiera de sus áreas) y los Municipios, deberán abstenerse de cualquier práctica discriminatoria o tolerancia de la violencia contra las mujeres, en el ejercicio de su cargo o comisión, pudiendo incurrir en los supuestos que señala la Ley Estatal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, independientemente de los procedimientos de queja o reclamación que se les pudiera instaurar con motivo de dicha discriminación por la autoridad competente (Art. 15. Cap. III. Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Morelos, 2007).

      Este es el marco de la cotidianidad de las mujeres en México. Cuando se concentran o aumentan las formas de opresión y violencia las mujeres quedan en vulnerabilidad y en riesgo de ser asesinadas. La base de los crímenes contra las mujeres radica en estas condiciones de vida, en las que el género opresivo sobre determina tanto a las mujeres, como a los hombres. De ella dan cuenta los medios masivos de comunicación y son denunciados por organizaciones civiles con indignación y con impotencia por los familiares muestra la realidad de violencia, que viven las mujeres en el país. 67 % de mujeres mayores de 15 años sufre violencia. El 67 % de las mexicanas de 15 años y más es violentada en diversos ámbitos, no solo de pareja, sino también en el trabajo, en la familia o en la escuela, según los resultados de la Segunda Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2006 (Endireh), presentada por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).  Según la encuesta, los porcentajes en este aspecto varían. Incluso algunos son superiores al promedio nacional, como es el caso del Distrito Federal, que se ubicó con el 78 % de mujeres violentadas, en contraste con Zacatecas y Chiapas que se ubicaron con el 56,5 y 48,2 %, respectivamente.

      Este es el marco de la cotidianidad de las mujeres en México. Cuando se concentran o aumentan las formas de opresión y violencia las mujeres quedan en vulnerabilidad y en riesgo de ser asesinadas.

      D. LAS OTRAS VICTIMAS

      Las consecuencias del feminicidio son múltiples y además de privar de la vida a la víctima, deja secuelas graves en su entorno familiar y en el tejido social. Las mujeres son doblemente victimizadas: son las madres, las hermanas, las hijas, quienes sufren la pérdida de sus seres queridos y el trauma psicológico y el daño moral que significa el trato que autoridades y algunos medios de comunicación amarillistas dan a los cuerpos de las víctimas, exhibiéndolos y denigrando su dignidad. Las consecuencias sociales son igualmente dañinas, porque van elevando el umbral de violencia permitido y tolerado en el cuerpo ideológico de la sociedad, permitiendo y aceptando el proceso de degradación y crisis de las relaciones en el ámbito social, familiar, cultural.

      E. RECOMENDACIONES

      La Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, que trabajó en esta labor, se suma a las siguientes recomendaciones a los diferentes niveles de gobierno:

      1) En el ámbito Estatal.

      · Revisar la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Morelos, con el objetivo de implementar su aplicación.

      · Que se publique el Reglamento de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Morelos, para su efectiva aplicación desde la Secretaria de Gobierno, la Secretaría de Finanzas y Planeación, Secretaria de Educación, Secretaría de Salud, Secretaría de Seguridad Pública, Procuraduría General de Justicia, del Instituto de la Mujer, del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia, de los Municipios y del Instituto de Desarrollo y Fortalecimiento Municipal.

      · Fortalecer la Fiscalía Especial para atender los Homicidios en contra de las Mujeres, con los recursos presupuéstales, materiales y humanos necesarios, para conjugar esfuerzos periciales, ministeriales, etc.

      · Investigar eficazmente las denuncias presentadas por lesiones.

      · Atender a las mujeres de cada grupo de edad en su especificidad.

      · Investigar y atender de manera especial los fallecimientos de las mujeres por accidentes o suicidios.

      · En cuanto a los suicidios es importante que las autoridades tomen en cuenta los resultados de la ENVIM (2003) realizada en el ámbito nacional donde se establece que la violencia contra las mujeres es una de las causas principales de suicidios entre las adolescentes.

      · Establecer un sistema de búsqueda inmediata que actúe con prontitud es todos los casos de denuncia de desaparición de niñas, adolescentes y mujeres adultas, para prevenir un probable asesinato.

      · Proporcionar a las mujeres victimas de violencia atención y asesoría jurídica profesional,

      eficaz y expedita.

      · Proporcionar a las mujeres víctimas de violencia información objetiva que les permita reconocer su situación.

      · Brindar a las mujeres víctimas de violencia la información integral sobre las instituciones públicas o privadas encargadas de su atención.

      · Crear Refugios para las mujeres víctimas de violencia, así como para sus hijas e hijos; la información sobre su ubicación será secreta y en ellos contarán con apoyo psicológico y legal especializados y gratuitos.

      · Promover la cultura de respeto a los Derechos Humanos de las mujeres y garantizar la seguridad de quienes denuncian.

      · Promover la formación y especialización con perspectiva de género del Procurador o Procuradora en turno, de la o el Subprocurador, de las corporaciones policíacas y, de las y los funcionarios públicos.

      · Vigilar que los medios de comunicación favorezcan la erradicación de todos los tipos de violencia y se fortalezca la dignidad de las mujeres.

      Es imperativo que todas las políticas gubernamentales estén dirigidas a eliminar la desigualdad y la inequidad de género entre mujeres y hombres creando las condiciones necesarias para una convivencia igualitaria y equitativa. Todas las políticas públicas deben basarse en la construcción de la ciudadanía plena de las niñas y las mujeres, lo cual significa garantizar los derechos humanos de las mujeres desde todas las instituciones del Estado.

      · Diseñar y ejecutar políticas directas para la erradicación de la violencia contra las mujeres. Para ello es necesario que se revisen los contenidos, los alcances y la orientación de los programas de prevención y atención de la violencia actualmente existentes. Se deberán revisar y unificar criterios conceptuales sobre la violencia de género contra las mujeres a la luz de los resultados de la presente Investigación y considerar los existentes en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

      · Coordinar e integrar junta con las entidades federativas un Sistema Nacional, cuyo objeto sea la coordinación de los esfuerzos, los instrumentos, las políticas, los servicios y las acciones interinstitucionales para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres.

      2) En el ámbito Federal

      · Es imperativo que todas las políticas gubernamentales estén dirigidas a eliminar la desigualdad y la inequidad de género entre mujeres y hombres creando las condiciones necesarias para una convivencia igualitaria y equitativa. Todas las políticas públicas deben basarse en la construcción de la ciudadanía plena de las niñas y las mujeres, lo cual significa garantizar los derechos humanos de las mujeres desde todas las instituciones del Estado.

      · Diseñar y ejecutar políticas directas para la erradicación de la violencia contra las mujeres. Para ello es necesario que se revisen los contenidos, los alcances y la orientación de los programas de prevención y atención de la violencia actualmente existentes. Se deberán revisar y unificar criterios conceptuales sobre la violencia de género contra las mujeres a la luz de los resultados de la presente Investigación y considerar los existentes en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

      · Coordinar e integrar junto con las entidades federativas un Sistema Nacional, cuyo objeto sea la coordinación de los esfuerzos, los instrumentos, las políticas, los servicios y las acciones interinstitucionales para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres.

      · Diseñar y ejecutar un Programa Integral para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres que tenga como uno de sus objetivos prioritarios, la transformación de los modelos socioculturales de conducta de mujeres y hombres, incluyendo la formulación de programas y acciones de educación formal, informal y no formal, en todos los niveles educativos y de instrucción, con la finalidad de prevenir, atender y erradicar las conductas estereotipadas que permiten, fomentan y toleran la violencia contra las mujeres.

      · Crear la Secretaría para el Desarrollo de las Mujeres con atribuciones claramente definidas, con disponibilidad de recursos suficientes y con la capacidad y competencia para incorporar la transversalidad de género en el diseño y ejecución de las políticas gubernamentales. Elaborar cada año el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación con perspectiva de género.

      · Realizar un Diagnóstico Nacional y otros estudios complementarios de manera periódica con perspectiva de género sobre todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, en todos los ámbitos, que proporcione información objetiva para la elaboración de políticas gubernamentales en materia de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres”,[1]

      · Diseñar y ejecutar un Programa Integral para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres que tenga como uno de sus objetivos prioritarios, la transformación de los modelos socioculturales de conducta de mujeres y hombres, incluyendo la formulación de programas y acciones de educación formal, informal y no formal, en todos los niveles educativos y de instrucción, con la finalidad de prevenir, atender y erradicar las conductas estereotipadas que permiten, fomentan y toleran la violencia contra las mujeres.

      · Elaborar cada año el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación con perspectiva de género.

      · Realizar un Diagnóstico Nacional y otros estudios complementarios de manera periódica con perspectiva de género sobre todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, en todos los ámbitos, que proporcione información objetiva para la elaboración de políticas gubernamentales en materia de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres.

      · Vigilar que los medios de comunicación favorezcan la erradicación de todos los tipos de violencia y se fortalezca la dignidad de las mujeres.

      · Realizar a través del Instituto Nacional de las Mujeres y con el apoyo de las instancias locales, campañas de información, con énfasis en la doctrina de la protección integral de los derechos humanos de las mujeres, en el conocimiento de las leyes y las medidas y los programas que las protegen, así como de los recursos jurídicos que las asisten.

      · Capacitar al personal de las diferentes instancias policiales para atender los casos de violencia contra las mujeres.

      · Integrar el Banco Nacional de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres.

      · Proporcionar acciones formativas a todo el personal de los centros educativos, en materia de derechos humanos de las niñas y las mujeres y políticas de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres.

      · Apoyar a las autoridades encargadas de efectuar investigaciones en materia de violencia contra las mujeres, proporcionando la siguiente información: La relativa al número de víctimas que se atiendan en los centros y servicios hospitalarios; La referente a las situaciones de violencia que sufren las mujeres; El tipo de violencia por la cual se atendió a la víctima; Los recursos erogados en la atención de las víctimas.

      · Fortalecer la Fiscalía Especial para la Atención de los Delitos Relacionados con Actos de Violencia contra las Mujeres en el País,. transformándola en una Fiscalía Especializada, con labores de investigación y consignación, que participe como una instancia de coordinación nacional, en la prevención y erradicación de todas las formas de violencia contra de las mujeres que tengan connotación delictiva, para lo cual conjugará esfuerzos ministeriales, periciales, policiales y de política criminal, entre la Federación y las entidades federativas.

      · Apoyar a las autoridades encargadas de efectuar investigaciones en materia de violencia contra las mujeres, proporcionando la siguiente información:

      · La relativa al número de víctimas que se atiendan en los centros y servicios hospitalarios;

      · La referente a las situaciones de violencia que sufren las mujeres; El tipo de violencia por la cual se atendió a la víctima;

      · Sistematizar la información sobre los delitos violentos contra mujeres en una base única. La Cámara de Diputados deberá aprobar cada año el presupuesto necesario para los proyectos, las acciones y los programas gubernamentales dirigidos al adelanto de las mujeres.

      · Incorporar en todos los procesos de capacitación y actualización del personal encargado de la impartición de justicia, la perspectiva de género y la formación en instrumentos internacionales de derechos humanos, a fin de dotarles de instrumentos que les permitan juzgar con base en dichos conocimientos.

      · Instrumentar y articular sus políticas públicas desde la perspectiva de género, en coordinación con el gobierno federal, para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

      · Investigar y atender de manera especial los fallecimientos de las mujeres por accidentes y los suicidios. Con relación a los accidentes, es conveniente analizar los ocurridos en el espacio laboral y en las áreas escolares, así como las muertes ocurridas en el hogar. Ello por dos razones: porque acorde con los datos con los que contamos, son una de las principales causas de fallecimiento de las mujeres. En segundo lugar porque, ante la descalificación social o institucional muchas de las niñas y mujeres que ingresan a los servicios médicos víctimas de violencia reportan los daños físicos observables como caídas o accidentes en la casa, ya sea por miedo o por vergüenza.

      · La creación de una Secretaría para el Desarrollo de las Mujeres, una de cuyas tareas sea revisar, analizar y evaluar los programas y las acciones del gobierno estatal, para armonizarlas y construir una verdadera política de gobierno que garantice el adelanto de las mujeres.

      · Crear Refugios para las víctimas y sus hijas e hijos; la información sobre su ubicación será secreta y en ellos contarán con apoyo psicológico y legal especializados y gratuitos. Impulsar programas reeducativos integrales de los agresores. Las niñas y las mujeres asesinadas en Morelos tenían distintas edades, entre ellas hay niñas, mujeres jóvenes y mayores y ancianas; venían de diferentes clases sociales y estratos socioeconómicos, la mayoría eran pobres o marginales; la mayoría tenía pocos estudios.

      LA PROCURADURÍA DEL ESTADO INFORMA, ESTE AÑO, SOBRE EL ESCLARECIMIENTO DE 9 FEMINICIDIOS

      Por lo anteriormente expuesto, solicitamos que este documento sea dado ha conocer al pleno del recinto legislativo para su lectura, discusión y pronta respuesta.

      Sin más por el momento, reciban un cordial saludo.

      ATENTAMENTE:

      Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A. C.

      _______________________

      Juliana García Quintanilla

      Coordinadora General

      ______________________

      Paloma Estrada Muñoz

      Área de Mujeres y Asuntos Indígenas

      ______________________

      José Martínez Cruz

      Coordinador de Comunicación

      _________________________

      Marco Aurelio Palma Apodaca

      Coordinador del área jurídico-laboral

      _________________________

      Roberto Mendoza Delgado

      Coordinador del área jurídico-penal

      POR LA VIDA Y LA JUSTICIA PARA LAS MUJERES

      ANEXO 1: INVESTIGACIÓN SOBRE VIOLENCIA FEMINICIDA REALIZADO POR LA COMISIÓN INDEPENDIENTE DE DERECHOS HUMANOS DE MORELOS, A. C.

      El presente informe sobre el Feminicidio en Morelos elaborado por la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos actualiza datos, presenta conclusiones y solicita acciones para procurar justicia sobre la grave situación que padece un número creciente de mujeres en la entidad y retoma los principales planteamientos elaborados por la Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento a las Investigaciones relacionadas con los Feminicidios en la República Mexicana y a la Procuración de Justicia Vinculada del Congreso de la Unión sobre este tema, que concluyeron en la LEY DE ACCESO DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA PARA EL ESTADO DE MORELOS.

      A. La violencia feminicida

      Morelos presenta un panorama que debe alertar y mover a la sociedad en general, de manera relevante por el número creciente de asesinatos de mujeres.

      Del año 2000 a septiembre de 2005 se registraron 122 casos de asesinatos en donde un 15.5% de mujeres que quedaron en calidad de desconocidas.

      En el año 2006 se contabilizaron 20 mujeres asesinadas,  mismas que fueron encontradas en diversos lugares del estado.

      En 2007 se contabilizaron 29 mujeres asesinadas, en el 2008 fueron 31 y en lo que va de este 2009 año son ya 30 las mujeres asesinadas, victimas de esta violencia feminicida. Sumando una cantidad de 232 feminicidios en 10 años. Esta es la triste y dramática realidad que muchos funcionarios no quieren ver.

      B. El mapa del Feminicidio en Morelos

      En el caso de Morelos hasta el año 2006, se ubica a Cuernavaca, Jiutepec, Yautepec, Cuautla, Xochitepec y Amacuzac, como los de mayor incidencia de casos de violencia feminicida, sin embargo los asesinatos de mujeres registrados en los diarios locales dan cuenta que para el año 2007 se suman los municipios de Temixco, Jojutla, Zacatepec, Tlaltizapán, Jonacatepec, Jantetelco, Puente de Ixtla, Huitzilac, Ciudad Ayala, Emiliano Zapata y Miacatlán, para los años 2008 y  2009. Siendo 17 los municipios en donde han ocurrido estos hechos.

      C. La percepción social del feminicidio

      Como ya hemos comentado en ocasiones anteriores el feminicidio representa un hecho grave en Morelos, ya que los hombres hacen valer su fuerza a través de elementos que demuestren su superioridad ante las mujeres, algunos de éstos son inculcados desde la niñez, en los medios de comunicación e incluso socialmente está bien visto que el hombre utilice herramientas y hasta armas para ciertas actividades características de un modelo masculino visto de manera machista e incluso en los empleos que están destinados a los hombres casi por el solo hecho de ser hombres.

      D. La impunidad tiene responsables

      La insensibilidad de los Ministerios Públicos para atender adecuadamente, la falta de preparación en criminalística y antropología forense para realizar investigaciones adecuadas. A pesar de la existencia de tres oficinas (Cuautla, Jojutla y Cuernavaca) para atender denuncias, ha sido insuficiente para atender todos los casos denunciados, y fomenta la impunidad. No se investiga su actuación y por lo tanto no se sanciona a pesar de que la Ley así lo señale.

      E. Legislación y sanciones

      La legislación que presenta el Código Civil para el Estado Libre y Soberano de Morelos y el Código Procesal Civil solo tiene pequeños avances que no toman en cuenta la violencia feminicida, solo aplica algunas sanciones contra el hostigamiento sexual y la violencia intrafamiliar, con la Ley de Prevención y Asistencia Contra La Violencia Intrafamiliar para Morelos, mismos que no han demostrado aún avances respecto a mejoras en la impartición de justicia o en la solución de problemas derivados de la violencia feminicida.

      Así los casos emblemáticos demuestran diversas fallas por diferentes autoridades como lo son la procuraduría de justicia y la secretaría de seguridad pública, entre otras. Es necesario señalar que, muchos casos que terminan con la muerte de mujeres, previamente hubo violencia reiterada conocida por vecinos, familiares y en varios casos por autoridades ya sea en demanda de divorcio, denuncias por lesiones y amenazas que algunas son retiradas pero el antecedente no es tomado en cuenta para tomar medidas preventivas.

      La atención a la violencia feminicida debe ser prioritaria a las primeras señales para detener la incidencia de más casos de muertes por violencia de género.

      La educación sobre el término feminicidio será crucial para comprender la situación del Feminicidio en Morelos, es necesario erradicar el pretexto de que emplear usualmente este término pueda conllevar a que un caso se pierda por usarlo legalmente.

      Resolver y atender los derechos de las mujeres representará sin embargo más acciones tales como que las mismas diputadas cuenten con una real perspectiva de género y den un contundente alto a la marginación que provocó un rezago de más de 30 años en detrimento de las mujeres en cualquier actividad en la que se desarrollan.

      Esta situación es particularmente relevante, porque si bien es cierto en el Congreso de Morelos, la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, se decidió no incluir el término feminicidio en el Código penal bajo el falso argumento de que sería reiterativo al ya existir el homicidio doloso, sin especificar lo que representa esta conducta misógina y machista de uso de la violencia extrema en contra de las mujeres, y otra cosa que la ley en Morelos eliminó es el término impunidad en el capítulo sobre feminicidio, lo que significa que no se valora realmente el papel de la violencia institucional y social que está en la base de estos crímenes de género contra las mujeres.

      Finalmente, es evidente la urgencia de eliminar la desigualdad de género y políticas específicas para erradicar la violencia contra las mujeres, avanzar en las campañas de capacitación a funcionarios de todos niveles y en la concientización de la ciudadanía.

      Anuncios

      1 comentario

      Archivado bajo derechos de las mujeres, Derechos Humanos, represión, violencia contra mujeres

      Una respuesta a “10 años de Feminicidio en Morelos

      1. Paulina

        QUE PENA QUE DESPUES DE 10 AÑOS DEL ASECINATO DE PETRA CATALAN SALGADO, NO HAY UN SOLO DETENIDO, QUE PENA QUE MEJOR LA SOCIEDAD JUZGUE, ESOS ACTOS DE VIOLENCIA, QUE PENA QUE LA VIDA DE UNA PERSONA SOLO SE LIMITE A SER UN FOLDER CON NUMERO DE ARCHIVO, Y LO QUE ES PEOR QUE ESE ARCHIVO YA NO EXISTA

      Responder

      Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

      Logo de WordPress.com

      Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

      Imagen de Twitter

      Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

      Foto de Facebook

      Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

      Google+ photo

      Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

      Conectando a %s