Basta de violencia en Morelos

CIENTOS DE EJECUTADOS, ENFRENTAMIENTOS EN CALLES Y POBLADOS, HALLANAMIENTOS Y DETENCIONES ARBITRARIAS, TORTURA COMO METODO DE INVESTIGACION, PERSECUCIONES, POLICÍAS ULTIMADOS POR EL CRIMEN ORGANIZADO, ASESINATO DEL PRESIDENTE MUNICIPAL DE TEMOAC Y SU HIJO MENOR DE EDAD, TODO A PESAR DE LA PRESENCIA MILITAR.

Ante la nula eficacia en el combate a la delincuencia y frente a la violencia que estas fuerzas ejercen sobre la población civil, demandamos un cambio de estrategia política que permita establecer una real seguridad ciudadana y demandamos del Congreso del Estado de Morelos que asuman su responsabilidad para  que vuelva al ejército a sus cuarteles y que las medidas para enfrentar la violencia criminal no sean exclusivamente mediante la violencia institucional sin con políticas públicas integrales en donde los derechos humanos no sean hechos a un lado.

La presencia del ejército y la violencia en el Estado son un hecho. Frente a esta situación el Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa y la Comisión Independiente de Derechos Humanos, manifestamos lo siguiente:

Desde que el gobierno de Marco Adame Castillo, con el aval del Congreso del Estado, sacó al ejército a las calles, los índices delincuenciales en toda la identidad fueron a la alza, la violencia se apoderó de las ciudades y las ejecuciones y los enfrentamientos entre  delincuentes y militares se han vuelto cotidianos, mucho más cruentos y con mayor violencia, lo que nos lleva a pensar que esta clase de acciones son meramente mediáticas, pero no de resultados contundentes en cuanto al combate al crimen organizado.

Es lamentable que la voz de los diputados se levanta únicamente cuando los agredidos por los militares son diputados o funcionarios públicos, pero calla frente a las violaciones que de manera cotidiana sufre la población de Morelos; es ya común enterarnos de cateos, detenciones, retenes militares en la que la ciudadanía es la víctima y el silencio de los diputados se vuelve cómplice de estos atropellos, recordándonos que fueron solidarios en la solicitud del ejecutivo para pedir la presencia militar en las calles de Morelos.

Los lamentables hechos ocurridos ayer, en la zona oriente de la entidad, en la que perdiera la vida el edil de Temoac, es hoy pretexto para que los militares instalen retenes en la entrada de este municipio, por supuesto que  condenamos la violencia y la forma en que perdió la vida esta persona, pero también que se use al ejército para irrumpir en la vida cotidiana de los pueblos.

Compartimos la opinión de la Organización de las Naciones Unidas en el sentido de desaconsejar el uso del ejército en labores de Seguridad Pública, ya que la experiencia internacional ha mostrado los efectos contraproducentes que conlleva utilizar a las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública, además de que violentan el estado de derecho, toda vez que los retenes y presencia militares son ANTICONSTITUCIONALES, violentaNdo no solo el estado de derecho sino las garantías de las y los habitantes de Morelos, restringiéndoseles su derechos al libre tránsito, a la presunción de inocencia, a gozar de la seguridad pública y a vivir una vida libre de violencia, entre otras.

En la lucha contra el crimen organizado, no se puede ni se debe abrir paso a la violación a los derechos humanos, lo que es común en lugares donde el ejército ha montado operativos. “Las violaciones a los derechos humanos son los posibles riesgos que se presentan cuando se utiliza una fuerza que está capacitada para otras tareas, para las cuales tiene una capacitación específica, pero debe tener una reglamentación poder actuar en otros campos que no son de su propia índole.” la denuncia de violaciones  a los derechos humanos cometidas por el Ejército Mexicano en el sur del Estado de Morelos y otras comunidades del Municipio de Zacatepec, Xochitepec, Jojutla, allanamientos, cateos y detenciones arbitrarias son denunciados al gobernador del Estado y en la 24 ava. Zona militar, sin que haya castigo a los elementos militares y mucho menos la intención de frenar la militarización de la vida cotidiana de las y los morelenses.

Hacemos un llamado a los diputados locales y al ejecutivo para que retiren al ejército de la entidad y que exijan al Secretario de Seguridad Pública del Estado cuentas claras, y acciones inmediatas para abatir la delincuencia, toda vez que se ha visto rebasado por ésta, pedimos resultados inmediatos y contundentes.

Dejamos en claro que no compartimos el uso de militares  en labores de seguridad pública ya que las fuerzas armadas son una amenaza para las garantías individuales y para el respeto a los derechos humanos, porque no están capacitadas para responder a situaciones de orden interno.

 

Atentamente.

Cuernavaca, Morelos, 11 de enero de 2011.

Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A.C.

Centro de Derechos Humanos “Digna Ochoa”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo represión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s