Tiempo de impunidad feminicida

Juliana G. Quintanilla.
Es mayo y son días de recuento coraje y dolor por la grave situación de violencia feminicida en el país  como bien lo documenta  Sara Lovera, compañera periodista pionera del feminismo actual. Entre el viernes y sábado de la santa semana se supo que nueve mujeres fueron asesinadas en cuatro entidades del país, dos de ellas de 14 y 16 años, cinco más trabajadoras de la estética Ludwika en Acapulco e identificadas con nombre y apellido. En Nayarit una madre y su hija. Una fue hallada en Ciudad Juárez y otra en la ciudad de México. Esta situación se presentó en Morelos de igual manera cuando fueron reportados en los medios de comunicación el hallazgo de mujeres asesinadas en Cuautla, Yautepec, Emiliano Zapata, en estas semanas.
Los asesinatos fueron en extremo violentos. La crueldad es inenarrable. Cinco fueron degolladas y una desmembrada; las balas mataron a la madre e hija, ahora sin nombres.
Casi de inmediato surgieron voces de nueva alerta. Lo grave es que se suman casos que describen la sordidez en que viven las jóvenes y los jóvenes de este país: cerca de 33 millones de menores de 15 años.
Entre las asesinadas dos jovencitas, niñas. Son casi ocho mil niñas de zonas urbanas, de entre 12 y 14 años de edad, quienes fueron madres en el último año. Signo de un proceso de discriminación, exclusión y pobreza en que las niñas y los niños viven en México. Ahora expuestas a ejecuciones. La detención de adolescentes implicados en el crimen organizado creció en 70 por ciento entre 2007 y 2010. En las universidades ya se enfrenta con preocupación la incursión de los narcotraficantes.
Sin aliento, es como quedamos ante lo anterior, cuando vemos que las autoridades no hacen nada por reorientar la política anticrimen, ni existe la voluntad política para modificar el sistema educativo nacional. ¿Por qué se tardan tanto en aplicar la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia ¿En manos de quién estamos? ¿Es una selva espesa, dura, patriarcal, violenta, donde solamente los intereses económicos, electorales y empresariales interesan?
Los asesinatos de las trabajadoras de la estética en Acapulco: Luvia Vázquez de 30 años,  Elena Baños de 19, Jacqueline de la Rosa de 14, Rubí Celia García de 39, a quien le dejaron un cartel llamándola bruja y egoísta, ¿serán resueltos? Igualmente, las jóvenes asesinadas en Morelos, estigmatizadas por algunos, olvidadas por otros, silenciados sus nombres, abandonadas a su trágico destino. Solas. Sin justicia. Victimas de una violencia sin sentido ni razón que termina golpeándonos a todas y todos. No hemos escuchado una sola declaración del gobierno de Morelos condenado los hechos, mucho menos a la Procuraduría realizar investigación alguna.
Y escuchamos que el calvario sigue: fuentes oficiales hablan ya de al menos 60 mil huérfanos de esta larga y tremenda política “por la seguridad de nuestros hijos” y contra los narcos. ¿Cuántas viudas están detrás de las más de 35 mil ejecuciones de este sexenio que empieza a ser pesado y doliente? Si, es verdad, urge saber cómo viven y vivirán estas mujeres. Estas que se quedan con sus hijos, con sus vidas, con sus necesidades y nadie atina a identificar y ver, atender, buscar, más allá del llanto y la conmiseración. ¿Qué hacen las diputadas y las mujeres con recursos para ser líderes?
La justicia sigue lejos de aplicarse. En contrario, se hace caso omiso de las denuncias presentadas por familiares de mujeres desaparecidas. Es una tragedia tremenda que haya tantos huérfanos por una política equivocada y tantas viudas anónimas que deben andar deambulando en busca de recursos para enfrentar la vida, porque la viudez es un estado crítico, porque hay que reorganizar toda la vida, digo, porque en esta sociedad aún se piensa que una mujer debe depender de un hombre siempre. ¿Quiénes las cuidan y las aman ahora?

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo articulos, derechos de las mujeres

Una respuesta a “Tiempo de impunidad feminicida

  1. cecy

    La falta de cuidado no sólo se da dejando de salir y negandote a la libertad sino informandote interesante artículo lo único que nos falta a las mujeres mexicanas es informaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s