Libertad de expresión con saldo de violencia al gremio periodístico.

Juliana G. Quintanilla.
Nuestra solidaridad a las mujeres de CIMAC, quienes en días pasados fueron agredidas en su espacio de trabajo que en su recuento son ya varias las ocasiones que han allanado y destruido su oficina. Más de 350 mujeres que suman la lista del feminicidio en la entidad morelense La aprobación de una ley  en el tema de derechos humanos que lejos esta aún de hacer una realidad el respeto pleno a la integridad física de las personas y el respeto a los derechos humanos con justicia y dignidad: basta de asesinatos, desapariciones, militarización. La violencia criminal no se combate con violación a los derechos humanos. No a la criminal guerra de Calderón que ha dejado 40 mil muertes y miles de desaparecidos.
Sabemos muy bien lo que significa la criminalización de los movimientos sociales y el proceso de militarización que, con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico, solo ha significado una escalada de detenciones arbitrarias, allanamientos, torturas, secuestros, desapariciones, ejecuciones extrajudiciales. Nosotros hemos escuchado el dolor de tanta gente por la pérdida de un ser querido en Morelos, donde han sido asesinados cerca de 1300 personas en 6 años, más de 150 jóvenes.
Enfatizamos en la necesidad de rechazar rotundamente la reforma a la Ley de Seguridad Nacional que establecería legamente la militarización del país. La desmilitarización del país es urgente debido a que lejos de defender al pueblo solo provoca más derramamiento de sangre.  Las reformas a la ley de seguridad nacional que pretenden introducirle en comisiones de
la Cámara de Diputados son escandalosas porque apuntan hacia un Estado policiaco-militar.  Pero lo que se aprobó un año antes en el Senado no apunta tampoco a una defensa de los derechos humanos. Esa reforma mantiene, por ejemplo, el fuero de guerra y por tanto la impunidad que estamos combatiendo. Aunque seguramente a los mandos militares no les haya satisfecho esa reforma para darles garantías de que el uso policiaco de las fuerzas armadas tuviera una cobertura legal de todas maneras apunta en la dirección de legalizar lo ilegal. La falta del empleo digno y salario suficiente es parte esencial del problema de violencia que se vive en México.  El gobierno debe cumplir con su mandato y ante su ceguera, la ciudadanía necesitamos unirnos y ser vía para que el gobierno y los funcionarios escuchen, atiendan y trabajen en establecer la justicia, la igualdad y el desarrollo social, atendiendo las causas de fondo y no con respuestas de forma y de discurso. Porque no debemos permitir ni un asesinato más en esta criminal guerra de Calderón. Basta de feminicidio !
Para conseguir la paz se necesita la participación consciente y organizada de la sociedad.  Queremos una paz con justicia social, con verdadera atención a las necesidades de los jóvenes para tener acceso a la educación y a empleos con salarios dignos, con acceso a la cultura y la recreación y poner un alto a la discriminación y estigmatización de la juventud. Por el respeto a los derechos humanos
de todas y todos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo articulos, periodistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s