Ni cárcel ni muerte a mujeres por abortar.

Juliana G. Quintanilla.

 

El tema del aborto es controversial en una sociedad divida en clases y fuertemente polarizada ideológicamente. Así se ha mostrado en el debate abierto por las controversias constitucionales ante la SCJN. Los argumentos han sido expuestos de diversas maneras. Más que un debate racional, se impone la lógica del poder y de las condenas autoritarias. Las mujeres somos dadoras de vida. Somos quienes garantizamos la reproducción humana. Así que nuestra opinión debería ser escuchada, tomada en cuenta, para decidir sobre este tema. No les parece así a los jerarcas de la iglesia católica que consideran que no debemos decidir al respecto, porque eso lo debe decidir un ser supremo que, por supuesto, ellos representan en la tierra. Los grupos conservadores pretenden imponer su concepción moralista, condenan a las mujeres a sufrir graves consecuencias en su salud, incluyendo la muerte, por mantener la penalización del aborto.

“En México han sido encarceladas las mujeres por abortar a partir de 2008 -como documentó Aimé Jezabel Pérez en su ponencia presentada en el Seminario de Derechos Humanos que llevamos a cabo en La Comuna- año en que inicia la ofensiva contra la despenalización del aborto, como una ampliación de derechos que logramos en el D.F. en 2007 con la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas. Aseguramos que esta violencia es institucional porque está hecha desde el aparato del Estado, han sido sus Congresos, Gobiernos, procuradurías, hospitales públicos, partidos políticos, ministerios públicos, Suprema Corte de Justicia de la Nación, Presidencia de la República… todo el aparato operando en un sentido que, según dicen, tiene todo que ver con la vida, pero que en los hechos, atenta contra la vida y salud reproductiva de las mujeres”.

Los grupos de derecha han echado las campanas al vuelo por lo que consideran un triunfo con una resolución dividida de la Corte.

Vemos, en el caso de la postulación a la medalla “Belisario Domínguez”, una de las derivaciones de este debate, cuando las senadoras panistas vetan a la ministra Olga Sánchez Cordero por haber votado a favor  del derecho de las mujeres a decidir. La respuesta de la Senadora doña Rosario Ibarra ha sido contundente al respecto: “Me parece importante aclarar que ello no puede confundirse, en contraposición a otras candidaturas, con  mi posición en temas a debate en esta coyuntura como los que aborda hoy la Suprema Corte de Justicia. Lamento mucho que no se hayan reunido los votos suficientes para declarar la inconstitucionalidad de las reformas aprobadas en los Congreso de Baja California y San Luis Potosí. Desde siempre mi posición ha sido a favor del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, así es que también estoy en contra de la petición de Felipe Calderón que pretende que se retire la Declaración Interpretativa de México sobre el Pacto de San José. En su momento así lo expresaré con mi voto en contra de esa petición en el Senado de la República. De tal manera que un voto por mi candidatura al Premio “Belisario Domínguez”, que no estoy promoviendo, debe entenderse por mi participación en la defensa de los derechos humanos y de ninguna manera por posiciones que coartan el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y su destino. Es un escándalo que mientras se libera o exonera a los responsables de crímenes como la muerte de 49 niños de la guardería ABC de Hermosillo, al mismo tiempo se esté encarcelando a mujeres que decidieron suspender un embarazo producto de una violación o que sufrieron un aborto accidental o que libremente lo decidieron y que además se les esté acusando injustamente de homicidio cuando el sistema de justicia permite la libertad de verdaderos asesinos, violadores y torturadores.” De eso se trata: las mujeres tienen derecho a decidir y no sufrir cárcel o muerte por abortar.

Agradeceremos, su asistencia al Seminario de Derechos Humanos, que este sábado 8 de octubre abordará el tema de la violencia contra las mujeres, con la participación de Paloma Estrada Muñoz y la Lic. Adriana Añorve Cubells. La cita es a las 4 de la tarde en La Comuna, Morrow 6-A, Centro de Cuernavaca.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo articulos, derechos de las mujeres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s