Historia de fabricación de culpables

Juliana García Quintanilla

Cuando escuchamos los testimonios de madres, esposas y hermanas de presos injustamente, no podemos permanecer indiferentes sobre el significado de la lucha que estas mujeres llevan a cabo para exigir justicia y que sea debidamente esclarecida la verdad de los hechos. Ninguna fabricación de culpables puede ayudar a que se resuelvan crímenes  que, por supuesto, deben ser investigados y sancionados legalmente quienes los cometieron. Las experiencias, y testimonios dejan en claro la actitud oficial de que las cárceles están llenas de personas que no han sido sentenciadas y se encuentran sometidas a proceso sin que se haya demostrado su culpabilidad, vulnerándose la presunción de inocencia que es la piedra angular de cualquier sistema de procuración de justicia.

De Manuel Avila Moyao a sus 5 compañeros de trabajo, Mario Omar Aguilar Jaramillo, Javier Aleman Diaz, Mario Valencia, Carlos Casarrubias y Feliciano Ramirez   encarcelados en Perote, hay una historia de fabricación de culpables que sólo garantiza impunidad para los verdaderos autores de tantos crímenes que provocan muerte sin fin. Las mujeres que se atreven a levantar la voz en defensa de sus familiares deben ser escuchadas con atención para no dejar dudas sobre los objetivos que expresan. En ningún momento plantean que los crímenes queden en la impunidad. Su dolor propio no les impide comprender el dolor ajeno. Saben que los familiares de los jóvenes que fueron asesinados han sufrido la pérdida definitiva de ellos y expresan su apoyo para encontrar a los culpables y juzgarlos. Por lo mismo  piden ser escuchadas por los familiares de las víctimas.

Cuando llegan a la Comisión Independiente de Derechos Humanos en esa búsqueda de solidaridad, de un poco de atención, es porque no han sido escuchadas por los dirigentes del movimiento de paz con justicia y solo han oido condenas por parte del abogado que lleva el caso del hijo de Sicilia. Estas mujeres han tenido que superar el miedo que implica denunciar la fabricación de culpables. Ellas señalan todas las mentiras y calumnias en contra de sus familiares, a quienes se les acusó de estar ligados con la delincuencia organizada únicamente por las declaraciones de un detenido sometido a tortura, y lo que es más incongruente es que posteriormente fueron consignados por diversos delitos con la excepción del que dio inicio a su detención. Los testimonios presentados ante la Comisión Independiente de Derechos Humanos muestran el verdadero significado del arraigo, como un método que no solo priva de la libertad a las personas, sino que ni siquiera saben cuál es el motivo de la detención, encontrándose en la indefensión jurídica.

Las mujeres familiares de estas víctimas buscan justicia, contribuyen con su caminar para luchar contra las complicidades y corrupción en la justicia y quienes la imparten. También llaman la atención sobre el significado que tiene para ellas la impunidad con la que actúan funcionarios de los diferentes niveles gubernamentales. Así mismo, su caminar las lleva a buscar  solidaridad de quienes, al igual que ellas, viven una experiencia de dolor, de angustia, impotencia y coraje, su llamado es para que las diversas organizaciones de derechos humanos busquen la verdad y a los culpables de la violencia criminal que se vive en este país y que en Morelos a ellas les tocó sentir de manera brutal. Mientras haya en la cárcel acusados falsamente, no habrá justicia real para las víctimas. En Colombia esta grave situación se denominó como “falsos positivos”, y es de preocupación que las autoridades busquen seguir el modelo colombiano para aplicar en Morelos y en nuestro país, cuando, en lugar de eso, deberíamos escuchar como sociedad los reclamos de las víctimas, para que no sigan las mujeres clamando sin ser atendidas sus legítimas demandas de libertad para presos inocentes.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo articulos, jovenes, militarizacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s