¿PROCURACIÓN DE JUSTICIA PARA LAS MUJERES?

Un hombre sujeto a proceso por violencia contra su esposa es el titular de la Procuraduría

Juliana G. Quintanilla, Paloma Estrada Muñoz y José Martínez Cruz*

La violencia intrafamiliar es cotidiana, al grado tal que diversos estudios indican que una de cada 4 mujeres ha sufrido violencia durante el noviazgo y una de cada dos sufre algún grado de violencia (verbal, psicológica, física o económica) en el matrimonio. Por lo que una mujer que sufre violencia intrafamiliar y que se atreve a denunciarlo ante autoridades debe superar su miedo y las trabas (familiares, económicas, administrativas y de procuración de justicia) que encontrara en el camino. Esto seguramente es lo que enfrentó la esposa del actual Procurador de Morelos. Ella se empodero y fue a presentar su denuncia en contra de su esposo cuando él ocupaba un cargo de Ministerio Público en Ciudad Juárez. “Este hecho es un acto que se circunscribe al ámbito privado”, argumenta el recién nombrado  PROCURADOR DEL ESTADO DE MORELOS (nombramiento que viola la constitución por no cumplir con los requisitos de oriundad y  además de no haber presentado los exámenes de control y confianza). Lo grave es que Oficialmente la PGJ emitió un comunicado reconociendo el HECHO DELICTIVO, que por otro lado el mismo Procurador minimiza ante los medios de comunicación. Acaso es necesario recordarle a este Servidor Público que la violencia intrafamiliar está tipificada como conducta delictiva y que está sancionada de acuerdo a lo establecido en la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Y que por tanto, quien procura justicia en su más alto nivel no puede justificar la evasión de su responsabilidad, que podría ser sancionada eventualmente con una sanción penal. ¿UN PROCURADOR SUJETO A PROCESO POR VIOLENCIA CONTRA SU ESPOSA PROCURARA JUSTICIA A LAS MORELENSES?

No habrá derechos iguales mientras se mantenga una desigualdad por razones de género, empezando en la familia y siguiendo en quien detenta la propiedad privada, así como de quien dirige la Procuración de Justicia de un Estado.

Es sumamente grave este panorama. Por ello, es claro que la causa de este nivel de violencia fminicida es producto de una cultura patriarcal, machista y autoritaria, donde la jerarquía está determinada en función de quien logra imponer sus condiciones o tiene el poder para hacerlo.

Es por ello que la violencia feminicida golpea cada vez más a nuestra sociedad. Cobra vidas cotidianamente. Lacera la dignidad humana porque las instituciones no están cumpliendo a cabalidad el papel que les corresponde para prevenir y tratar de evitar que estos casos continúen. Y peor aún, los casos documentados y denunciados ante la PGJE se han venido acumulando y archivando continuamente. No obstante que la tipificación legal del feminicidio en Morelos es clara y señala que son cinco causales  establecidas en el Código penal.

Morelos ocupa uno de los primeros lugares en violencia feminicida en el país, pero lamentablemente no podemos determinar el grado de administración y procuración de justicia por parte de los tribunales. Por eso es importante que se clarifique ¿Cuántos feminicidios han sido investigados? Es decir,  una vez que ocurren, cuántos han sido sometidos a proceso y cuantos han sido sancionados con una sentencia condenatoria para el o los feminicidas?

Por el contrario, vemos como familias que denunciaron feminicidios y que si bien, en algún momento se logró investigar, detener, procesar y sancionar con prisión al culpable; actualmente declaran y demandan públicamente que no se cumplió la condena. Gravemente dejaron en libertad absoluta al feminicida mediante un amparo que se gano debido a errores en la integración de la averiguación previa, es decir, se cometieron actos de negligencia por parte de ministerios públicos que dieron pie a que magistrados  concedieran la libertad al culpable. A todos estos actos realizados por las autoridades se le denomina VIOLENCIA INSTITUCIONAL EN CONTRA DE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES.

Lamentablemente esta Violencia institucional también ha contribuido a que las muertes violentas de mujeres  se siguen incrementando en Morelos. Los datos son estremecedores. El caso más reciente es el de una mujer encontrada a la orilla de  un camino en el municipio de Atlatlahucan. Las preguntas a las autoridades son claras, ¿Se investigará como FEMINICIDIO o se asumirá como otros tantos donde no se aplica la LEGISLACION ESPECIFICA Y VIGENTE? Y ¿LA PROCURADURÍA PODRÁ CUMPLIR CON SU RESPONSABILIDAD Y GARANTIZAR JUSTICIA PARA LAS MUJERES?

 
*Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo articulos, CIDH, derechos de las mujeres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s