Entre remodelaciones y sabotajes el ALM


Marco Aurelio Palma Apodaca 

EL MERCADO ALM Y SU IDENTIDAD¿Otro incendio más? ¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando los reiterados y oscuros intentos por desaparecer nuestras únicas fuentes de empleo y de sobrevivencia?

Es una realidad que por años se ha tratado de aniquilar nuestro mercado regional, el mismo que aún refleja en sus construcciones y demás formas la identidad y cultura de nuestro pueblo y que por su historia de cerca ya de medio siglo, el mismo ha llegado a convertirse en un referente de visita obligada para turistas nacionales y extranjeros que llegan a conocerlo de manera personal y directa, descubriendo en el mismo los más variados rasgos culturales que aportamos cotidianamente todas las distintas generaciones de comerciantes tanto mestizos como indígenas del ALM. No se nos puede escapar el hecho de decir que estos elementos sociales se confrontan y resisten diariamente a las variadas formas y embates del Capitalismo, tal como los fríos centros comerciales tipo Wal Mart. En dicho contexto señalamos que un ejemplo representativo de la actual tendencia oficial y privatizadora y de abandono de los espacios públicos lo marca sin duda el caso especifico del Mercado López Mateos, es decir la indiferencia institucional ha contribuido poco a poco y en forma notoria a que el ALM hoy se encuentre en un estado general de crisis, tanto de tipo material como administrativa. Sus condiciones e infraestructura en lo general presentan un considerable deterioro; nunca se ha mostrado la sincera preocupación de las Autoridades anteriores y actuales por invertir RECURSOS ECONÓMICOS PÚBLICOS que ayuden a resolver en gran medida dicha problemática. Pasan los meses y los años y tampoco se nota ni se brinda el adecuado mantenimiento a sus instalaciones; tal pareciera que nunca se quisiera transformar dicho estado actual de las cosas, para que en un momento dado se lograra tener el pretexto sobrado y perfecto para entregarlo total o gradualmente a la iniciativa privada. Hoy más que nunca mantenemos el fuerte compromiso de defender nuestro mercado popular, que no significa otra cosa más que defender de algún modo los preciados espacios públicos que aun tiene Cuernavaca. Por dichos motivos no debemos permitir más actos de sabotajes en sus instalaciones, áreas y diferentes espacios del Mercado López Mateos, tal como el reciente incendio (que contó con varias explosiones casi al mismo tiempo y precisamente en puntos estratégicos a determinadas distancias con el obscuro objetivo de que explotaran varios tanques de gas y un estacionario de gran capacidad que se encuentra todavía en el techo de una conocida tortillería) logrando arder en llamas 16 puestos de comerciantes semifijos en la noche del miércoles 3 de abril. Hoy más que nada debemos de estar atentos al seguimiento de las respectivas investigaciones emprendidas por la Procuraduría de Justicia del Estado, exigiendo que las mismas sean apegadas a la verdad y conforme a derecho, apoyadas en Peritajes que no reflejen fallas o resulten incorrectos (ya que esa noche del incendio y al siguiente día por omisiones y negligencia de algunos funcionarios y cuerpos policíacos se contamino en cierto nivel el lugar de los hechos, es decir no hubo el debido reguardo del área acordonada, al extremo de que varios peatones caminaron en medio del área de siniestro y algunos de los comerciantes llegaron a abrir y limpiaron sus locales con la suerte de que tal vez algún indicio o evidencia pudo haber sido borrado). Es bastante difícil que se logre al final esclarecer los causas del siniestro y ya en un momento dado y si es el caso se pueda lograr ubicar y aprehender a los responsable materiales e intelectuales del incendio, y  conseguir que a las y los afectados se les reparen los daños causados en sus puestos y mercancías; que hasta la fecha no han sido indemnizados y tampoco se les ha brindado el apoyado económico que hace pocos días les prometió tanto el Gobierno del Estado como el Municipio, solo los han traído “a vuelta y vuelta” y en un laberinto burocrático. En el mismo sentido el “Movimiento 17 de Mayo” del ALM ha denunciado los actos de sabotajes que pretenden minar el activismo político de los grupos sociales de comerciantes democráticos.

¿Hasta cuándo vamos a seguir con ese temor fundado de que ocurra otro sabotaje más en forma de incendio? ¿Por qué y siempre de manera casual han ocurrido todos los incendios en el mercado, en horarios nocturnos donde la gran mayoría de las y los comerciantes nos vamos a nuestras casas a dormir, y siempre en el contexto de una posible reubicación de comerciantes ó de la realización de cualquier tipo de mega-obras ó construcciones impulsada por parte del Gobierno? ¿Hasta cuándo vamos a continuar con este nivel de estrés permanente que se genera al momento de que cualquier Gobierno trata de IMPONER algún Proyecto de Remodelación para el ALM?

Esta cadena de circunstancias, sin lugar a dudas nos duele y causa una serie de agravios a los derechos fundamentales de las clases populares que luchamos “día a día” por sobrevivir. Hoy es necesario continuar fortaleciendo la unidad y la organización en torno a la defensa del patrimonio e identidad del ALM. Dicho Mercado no requiere, ni necesita ser reubicado de manera impositiva a otro lugar. Nuestro Mercado debe seguir en pie, más firme y más solidario.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo articulos, derechos laborales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s