20 años de feminicidio son suficientes!

 

Juliana G. Quintanilla y José Martínez Cruz

Si quieres enfrentar un problema no le des vuelta, asume las consecuencias: hace 20 años empezó una lucha contra el feminicidio en México. Mujeres trabajadoras que salían a las fabricas maquiladoras de Ciudad Juárez,  a trabajar en tres turnos, por lugares sin servicios públicos, transportándose en autobuses por largos recorridos desde sus lugares de descanso hasta las zonas industriales, con bajos salarios pero mayores a los que obtenían en sus lugares de origen, divirtiéndose los fines de semana en la zona de recreo más grande de la frontera hoy completamente desolada, fueron las primeras víctimas de una violencia sexual que creció al amparo de la impunidad y de una violencia feminicida, machista, misógina, alentada por funcionarios y medios de comunicación insensibles a los derechos de mujeres jóvenes que desafiaron los roles establecidos, se lanzaron como migrantes hacia Estados Unidos, fueron detenidas por la política migratoria yanqui y la complicidad del gobierno mexicano. El feminicidio como una política del asesinato de las mujeres. Si, una política diseñada, estructurada, planeada, implementada por un sistema de complicidades que permitió al feminicida contar con el respaldo de una sociedad profundamente desestructurada que no permitió el más mínimo proceso de organización sindical ni social, así como de policías, agentes ministeriales, jueces y periodistas corruptos que obtenían ganancias altas mientras más exhibían los cuerpos destrozados, en aquel momento denominadas “muertas de Juárez”. 20 años han pasado desde entonces. Hace unos días mujeres de diversas partes del país se reunieron para recordarlo y hacer un balance de qué es lo que ha pasado en este desangrado país donde mueren cotidianamente mujeres víctimas de esta violencia feminicida. Ahora tenemos un panorama que sucintamente nos muestra que “A diario, son asesinadas de cuatro a cinco mujeres en el país. En las 32 entidades federativas se cometieron 4 mil 379 feminicidios, de 2007 a 2009, revelan los registros oficiales de defunción. La cifra supera los crímenes contra el género femenino ocurridos durante los tres primeros años de los gobiernos de Salinas, Zedillo y Fox; además, contrasta con los 4 mil 419 registrados en 17 entidades, de 2007 a 2012, que contabilizó la Comisión Especial de la Cámara de Diputados. Éste ha sido el año más violento para las mujeres respecto del periodo 1985-2009, pues se contabilizaron 1 mil 858 asesinatos, descubre el estudio Feminicidio en México. Aproximaciones, tendencias y cambios, 1985-2009. Elaborado por la Comisión Especial para Conocer y Dar Seguimiento Puntual y Exhaustivo a las Acciones que han Emprendido las Autoridades Competentes en Relación a los Feminicidios en el país, de la LXI Legislatura. En Morelos la documentación de casos se remonta al primer estudio realizado en el año 2005 en colaboración con Marcela Lagarde que está disponible en el Congreso de la Unión. Actualmente su tipificación en el Código Penal ha significado un paso legal pero sin otras medidas es insuficiente. En este sentido, cuando denunciamos que durante el año 2013 van 15 feminicidios en Morelos y exigimos la Alerta de violencia de Género, siendo severamente atacadas por el gobierno que trata de minimizar las muertes violentas de mujeres y utiliza argumentos muy similares al gobierno anterior. No hay medidas que se estén tomando para garantizar el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia en Morelos. El Feminicidio es creciente en Morelos a la par que la impunidad. Los hechos son más crueles: ¿Es responsabilidad solamente de las autoridades enfrentar el feminicidio? Por supuesto que no. Sería reducir todo a un problema de legalidad o de autoridad. No es nuestra opinión en ese sentido. Hemos dicho y analizado que son procesos estructurales de una sociedad capitalista en crisis, donde la violencia feminicida es una demostración palpable de la barbarie a la que hemos llegado. Y en ese sentido hay responsabilidad social, cultural, política, de toda la población. ¿Cómo entender que el feminicidio vaya en aumento a plena luz del día? Porque existe temor para denunciar, prevalece el silencio impuesto socialmente, la complicidad y la justificación de los que consideran culpables a las mujeres en cualquier circunstancia. La soledad en medio del temor. Prevalece la lógica de que dentro del domicilio pueden estar matando a alguien y nadie debe meterse. Es parte de una forma de relación social insolidaria que se va imponiendo ante el fundado temor de verse implicado en acusaciones legales o venganzas que nadie desea. Impunidad es lo que prevalece en  la mayoría de los casos documentados en lo que va de 2013. Y es aquí donde la autoridad no cumple su función: pueden pasar meses y años y no se integran adecuadamente las carpetas de investigación. No hay pruebas periciales, no hay investigación científica, no hay estudios criminalísticos. Eso en cuanto a la procuración de justicia. Pero, en el gobierno existe una instancia de coordinación para garantizar el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, que no da resultado alguno. Las muertes de las mujeres continúan en Morelos. Ese dato de la realidad va más allá de las declaraciones demagógicas de funcionarios que descalifican las voces críticas que reclamamos un alto al feminicidio. No bajamos la guardia: Alerta de violencia de Género ya!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s