Ante las medidas emergentes no dejaremos de exigir Alerta contra feminicidio en Morelos.

La justicia y la verdad son elementos fundamentales para garantizar los derechos de las mujeres a una vida libre de violencia, a proteger la vida y la libertad. El feminicidio es la forma extrema de esta violencia, por lo que es necesario tomar todas las medidas para prevenir, sancionar y erradicar todo tipo de violencia en contra de las mujeres. En Morelos miles de voces hemos exigido que se establezca la Alerta de Violencia de Género ante el feminicidio creciente. Y no dejaremos de exigirlo ante instancias nacionales e internacionales ante un gobierno que mantiene un doble discurso. La reciente publicación del Decreto por el que se Establecen las Medidas Emergentes Para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres en el Estado de Morelos, ha sido presentado como si se tratara de un “gesto de buena voluntad” y un compromiso del gobierno, cuando en realidad es producto de una exigencia amplia de personas y organismos sociales que se han sumado al reclamo para que se atienda y aplique la alerta de violencia de género en el estado de Morelos. La investigación que fundamentamos desde la cidhmorelos es la solicitud a la que el Instituto Nacional de las Mujeres hace referencia en su documento dirigido al Ejecutivo Estatal, aún cuando este no lo mencione.

Estas medidas emergentes no pueden sustituir las que establece la Alerta de Violencia de Género. De hecho, el INM no ha desechado nuestra solicitud, sino que ha pedido que se ajuste a lo establecido en el Reglamento de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Así que no bajaremos la guardia y llamamos a la población a redoblar esfuerzos en esta exigencia, de tal manera que no haya un solo feminicidio más en Morelos. Si bien es cierto que ninguna medida emergente debe ser rechazada, hay que ubicarlas en su justa dimensión, para evitar que se transforme en un recurso para inhibir la participación y exigencia de la población. Si bien los Protocolos de Investigación del Feminicidio desde hace dos años ya existen y no se aplican, las bases genéticas se vienen anunciando desde años atrás igual que las bases de datos que deberían estar en Plataforma México desde un lustro atrás, los centros de justicia urgen porque se anuncian con bombo y platillo pero no se ven resultados y los refugios para víctimas de trata de personas no funcionan si no se ataca la base de la explotación misma y proliferan estos negocios capitalistas, la cero tolerancia a servidores públicos omisos debiera empezar por los propios jefes, y la condena total a la violencia debería evitar negarla imponiendo una “nueva narrativa” que invisibiliza las causas de la violencia feminicida. Si se trata de crear mecanismos para dar certeza a la información oficial, no puede empezar con negar la cantidad creciente de feminicidio, ya que en Morelos lejos de disminuir se mantiene en los más altos niveles. Como demostramos en el “Informe de Investigación de 13 años de feminicidio imparable en Morelos” para fundar nuestra solicitud de Alerta de Violencia de Género, de los 530 casos de feminicidio ocurridos entre el año 2000 y el 2013, 35 de estos corresponden hasta junio de este año. En ese momento el gobierno del Estado minimizó y ridiculizó los esfuerzos que realizamos para que se implementara la Alerta de Violencia de Género, llegando al extremo de adjudicar al propio INM una versión falsa en el sentido de que este decía que la Alerta era innecesaria en Morelos. Desafortunadamente para la vida de muchas mujeres, lo que ha ocurrido entre junio y noviembre es una muestra que la omisión y negligencia repercute en la pérdida de más vidas humanas, ya que en estos 4 meses y medio han ocurrido otros 19 feminicidios, elevándose a 54 feminicidios  en Morelos durante 2013: En Axochiapan uno, Cuautla 5, Ayala 2, Cuernavaca uno, Zacatepec uno, Jantetelco uno,  Jiutepec  4, Tetecala uno, Zapata uno, y Yautepec 2, todo ello hasta inicios de noviembre.   Es cierto que toda muerte violenta de mujeres en principio debe ser considerada feminicidio, como lo establece el Protocolo de Investigación del feminicidio vigente en la PGJ y ahora reconocido en el Periódico Oficial por el propio Ejecutivo Estatal, pero si se constatan las declaraciones públicas de funcionarios del más alto nivel de la PGJ, de la SSP, del IMM y del propio Gobernador y Secretario General de Gobierno, dirán que los casos de feminicidio son mucho menos que los que en la realidad han ocurrido. Por ello, incrementar de 30 a 40 años como el mínimo de penalidad y máximo de 70 años, para quien cometa feminicidio, también puede resultar una medida inoperante si se mantiene la impunidad y no se tipifican los casos de muertes violentas como feminicidios. Es el caso de feminicidio en grado de tentativa que se cometió contra joven mujer cuyo victimario fue exonerado en primera instancia y condenado a solo 6 años de prisión en la casación del juicio. Y es verdad que no es un caso privativo del Estado de Morelos. Es una violencia feminicida que ocurre en todo el país y en la mayor parte del mundo. Lo cual, de ninguna manera justifica inacción y menos aún que sólo con cambiar de color se pretenda enviar el mensaje de “cero tolerancia” como el gobierno asegura. El feminicidio se combate desde sus causas. Algunas de ellas reconocidas por los propios organismos internacionales de los que México forma parte. Así, tenemos que, en su más reciente reporte –“¿Cómo está la vida? 2013”–, la OCDE informa que casi la mitad de las mexicanas (47 por ciento) reportó ser víctima de violencias o agresiones a manos de su pareja, lo que posicionó a México como el país donde más se violenta a las mujeres. Dentro de ese porcentaje están las mexicanas que también informaron hacer sufrido violencia sexual, física o psicológica dentro de sus propios hogares. Así pues, no se trata sólo de “buena voluntad”, sino de instrumentar políticas públicas en donde sean las propias mujeres y la sociedad toda la que participe y sea tomada en cuenta para que el feminicidio en Morelos pueda ser absolutamente eliminado. Si se puede. En verdad. Se trata de una apuesta de un futuro mejor.

Atentamente.

Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A.C.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s