2013: año negro para las mujeres

*Se registraron en tan sólo 10 meses 52 feminicidios
El Sol de Cuernavaca
24 de diciembre de 2013

Israel Mariano

Cuernavaca, Morelos.- Activistas de derechos humanos realizaron un balance en Morelos, donde en medio de la inseguridad, el feminicidio en el 2013 se mantuvo en los más altos niveles, “y no se detiene. Mucho menos si el Gobierno mantiene la cerrazón y la política de oídos sordos. Cincuenta y dos feminicidios de enero a octubre son demasiados, cuando ni uno solo debería ocurrir, si se aplica la Alerta de Violencia de Género”. A pesar del optimismo de quienes están en la administración estatal -entre ellas ex activistas del tema- que con programas mediáticos y anuncios espectaculares intentan decir que el problema solo es de percepción. 

En este análisis, los voceros del organismo, José Martínez Cruz y Juliana Quintanilla, recuerdan a las activistas que “las palabras no alcanzan a dar una noción de todo el dolor que ello representa. O tal vez sí, pero mediante una cantidad cada vez mayor de sinónimos del dolor”.

A la par de estas cifras escalofriantes, cada vez más, los estados hacen poco por deben asegurar acciones que combatan el desprestigio y descrédito de la labor de las defensoras, iniciando con sancionar de forma clara a las propias autoridades que promuevan la hostilidad y la estigmatización de las defensoras. 

Para revertir este escenario de criminalidad de la demanda social, urgieron a establecer mecanismos de protección y mantener un diálogo en condiciones adecuadas con las defensoras y periodistas en riesgo “para de?nir, junto con ellas, medidas integrales de protección que favorezcan su empoderamiento y no inhiban su trabajo en favor de los derechos humanos, así como asegurarse de que la investigación y sanción a los responsables de los ataques contra defensoras sea una prioridad”. 

Por todo lo anterior, estos dos temas, que no pueden separarse, y “no debemos permitir que se extienda durante 2014 como ocurrió durante este año que se va. Tan solo en Guerrero, al sur de Morelos, el recuento es dramático: no hay garantías para que las y los defensores continúen su labor en el estado. Ejemplo de ello, el caso de Nestora Salgado, la desaparición forzada de Eva Alarcón, desde el 7 diciembre de 2011, Fabiola Osorio Bernáldez, integrante de la organización ecologista Guerreros Verdes, ocurrido el 31 de junio de 2012; Juventina Villa Mojica, ocurrido el 28 de noviembre de 2012, en la comunidad La Laguna, municipio de Coyuca de Catalán; de Rocío Mesino Mesino, dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), quien fue asesinada el 19 de octubre de 2013, en el municipio de Atoyac de Álvarez; y más recientemente, de Ana Lilia Gatica Rómula, el pasado 10 de noviembre de 2013, de la Organización Popular de Productores de la Costa Grande (OPPCG). Con eventos como los registrados en este 2013, demandaron tener conciencia del peligro para actuar colectivamente y lograr que 2014 sea un año distinto

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s