Reformas neoliberales, injusticia social.

José Martínez Cruz, Marco Aurelio Palma Apodaca

 El petróleo en manos del capital es como los veneros del diablo que terminan hundiendo en la miseria al pueblo y llenan de lujo y riqueza a las trasnacionales. La reforma energética sólo garantiza que casos de mega-corrupción como el de Oceanográfica se multipliquen hasta el infinito como ya lo vemos con el desmantelamiento de la CFE y el de Pemex.

Diversas organizaciones de la sociedad civil principalmente en Latinoamérica insistimos y Compartimos la idea de que toda víctima de violaciones a los Derechos Económicos Sociales y Culturales, tiene el derecho al resarcimiento adecuado, en la forma de restitución, compensación, rehabilitación o satisfacción o garantías de no repetición.

Recordemos que los derechos humanos, su reconocimiento formal, jurídico ha sido resultado de procesos históricos, principalmente producto de luchas sociales y movimientos reivindicatorios que han conseguido la codificación de diversos derechos humanos en instrumentos jurídicos nacionales, regionales e internacional.

En nuestro país se han hecho reformas estructurales que modifican el marco jurídico interno para generar condiciones más atractivas y favorables a la inversión privada nacional y extranjera, sobretodo en áreas estratégicas que en algún momento fueron protegidas por la legislación interna como actividades reservadas de manera exclusiva al Estado y/o nacionales de un país, y es el caso que con las contrarreformas impulsadas por el Ejecutivo Federal y recientemente aprobadas por los respectivos Congresos, se deja hoy el camino libre para favorecer al Capital nacional y principalmente extranjero.

El petróleo es del pueblo y no del gobierno, la reforma energética y todas las reformas neoliberales pro empresariales violan derechos colectivos. Estamos comprometidos a denunciar que desde el poder y con el apoyo cómplice de panistas y perredistas los priistas venden a las trasnacionales lo que le corresponde al pueblo, El modelo de desarrollo económico global que genera injusticia social y depredación del medio ambiente altera la vida y los derechos de la ciudadanía. La privatización está en marcha desde hace años. No basta ahora reducir todo a reformas secundarias o a oponerse a nuevas privatizaciones soportando las que ya impusieron. Si no hay vida digna no hay respeto a los derechos humanos. La defensa del petróleo y la energía para el pueblo y no para el capital es hoy la demanda de la clase trabajadora.

En Morelos se vivió un retroceso en derechos económicos y sociales. Contrariamente a la imagen propagandizada por el gobierno de que se ha avanzado en una sociedad de derechos, vemos como se aplican las mismas recetas neoliberales y privatizadoras que a nivel nacional.

Obviamente ninguno de los partidos en México, incluso quienes dicen ser de izquierda, está a favor de una perspectiva que va en defensa y recuperación de la soberanía nacional, así como de los intereses del pueblo trabajador. En este momento de grave riesgo para el interés nacional con la nueva ofensiva neoliberal, resalta con mayor claridad la urgencia y necesidad de la independencia política de la clase trabajadora.

La situación es grave. La defensa de la nación exige la más amplia movilización unitaria de todas las organizaciones que se precian de ser defensoras de la soberanía nacional. Movimientos como la lucha del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) o de los usuarios de energía eléctrica opuestos a las altas tarifas y cortes de la CFE, así como de los afectados con daños ambientales producto de todas las concesiones mineras, gasera, termoeléctricas, a empresas extranjeras que hoy proliferan por el país. En suma, con todas las organizaciones sindicales, políticas y populares que se precian de ser defensoras de la soberanía nacional, para establecer unidad por la no privatización de Pemex y contra las leyes privatizadoras.

Respaldamos e impulsaremos la Campaña Nacional de Firmas en respaldo a: 1.- Borrón y Cuenta Nueva para todos los usuarios domésticos que adeudan pagos de electricidad y por una Tarifa Social Justa. 2.- La energía eléctrica debe ser considerado un Derecho Humano, elevando su acceso a rango constitucional. 3.- Renacionalización del Sector Eléctrico y Petrolero, alto a su privatización y por la cancelación de todos los permisos otorgados a las transnacionales. Por la defensa de la Soberanía Energética Nacionalizada. 4.- Exigimos Solución al conflicto del SME y de los Usuarios de Energía Eléctrica. Hacemos eco de la convocatoria este 18 de marzo de 2014; y en la ciudad de Cuernavaca, en la Marcha a las 4:00 de la tarde; impulsado acciones para caminar solidariamente. 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s