Derechos políticos de las mujeres.

Paloma Estrada Muñoz y Juliana G. Quintanilla

La inclusión de las mujeres en la vida política, de jure y de facto, es todavía un asunto en disputa. El poder real lo detenta una mayoría masculina que ha obstaculizado los derechos políticos y ciudadanos de las mujeres. Se trata de una exclusión de género vinculada a la división público/privado que conspira contra la democracia. De acuerdo al “Mapa Mujeres en la Política 2014” elaborado por ONU Mujeres con datos del 1 de enero de ese año, vemos que en los Parlamentos: Solo el 22,2% de las parlamentarias y los parlamentarios nacionales son mujeres (cifras del Mapa de las Mujeres 2014 de Naciones Unidas). La proporción de mujeres ha crecido muy lentamente desde 1995, año en que se situaba en un 11,6%.Hay 37 estados donde las mujeres suponen menos de 10% de representantes en cámaras individuales o cámaras bajas, entre ellos Brasil, Japón, Nigeria o Panamá. Hay grandes diferencias entre las regiones del mundo. En los países nórdicos se eleva a un 42,1%, en América (norte y sur) se sitúa en un 25,2%, en Europa (excluyendo los países nórdicos) es del 23,5% y en África subsahariana de un 22,9%. Por debajo de la media se encuentran Asia, los Estados árabes y la Región del Pacífico, esta última con un 13,4%. En el Parlamento Europeo, el 36% de las eurodiputadas son mujeres, según cifras de febrero de 2014. Este porcentaje ha crecido progresivamente desde 1979, en el que solamente era de un 16,3%. Por países, Finlandia, el primer país del continente que reconoció el voto de las mujeres en 1906, lidera el ranking con un 61,5% de representantes femeninas. A la cola está Luxemburgo, con un 16,7%.
En los Gobiernos: En cuanto al poder ejecutivo, Nicaragua es el país del mundo con más ministras, 8 de los 14 cargos ministeriales del país. Le siguen Suecia y Finlandia, con un 56,5% y un 50% respectivamente.
Las Mandatarias: De los 152 jefes y jefas de Estado que hay en el mundo, solamente 9 son mujeres (un 5,9%). Y en lo referido a jefas de Gobierno, son 16 de un total de 193, un 8,3%. En todo el mundo hay 40 Presidentas del Parlamento, un 14,8% del total (271).
La representación femenina sigue siendo una asignatura pendiente para alcanzar la igualdad, como se puede corroborar en estos datos extraídos de la ONU. En Morelos contamos con una mínima participación de mujeres en los Ayuntamientos, únicamente 2 Presidentas, dando un porcentaje de 6.06 y en el Congreso Local un 23.03% de diputadas. Más aún, cuando sabemos que no siempre presencia de mujeres en estos espacios significa conciencia feminista.
Vemos pues, como las mujeres todavía somos consideradas como adicionales y suplementarias. Muchas han sido elegidas como diputadas, senadoras o presidentas municipales y algunas pocas como gobernadoras. No obstante, siguen discriminadas, sujetas al poder, a los intereses de su partido político, de su organización social o de su comunidad. Es increíble pero los argumentos machistas de todos los partidos políticos para no cumplir con un principio elemental de igualdad de género en las candidaturas los muestra tal cual son en la defensa de un privilegio auto adjudicado.
La presión internacional ha obligado a la nación en las últimas décadas, a ir ampliando derechos y reconocimientos. Así que conquistar estos derechos políticos y sociales no ha sido fácil. Hay detrás toda una historia del feminismo que muchos quisieran olvidar, evadir o invisibilizar. Desde el movimiento sufragista del siglo pasado hasta el feminismo contemporáneo.
Al arrancar este año electoral tendríamos que pensar que la igualdad entre hombres y mujeres sólo será posible en una sociedad democrática capaz de reconocer los derechos de más de la mitad de la población en un amplio espectro: no sólo el derecho a votar y ser votadas, sino reconocer derechos sociales y políticos, para romper con esa histórica división de lo público y lo privado. Pues las mexicanas dirigen y mantienen hogares, sostienen la economía campesina, han impedido el quiebre total del sistema económico, son receptoras del desgobierno y la violencia como nunca en toda la historia de México y de nuestro Estado. Así pues, la violencia se concreta en la omisión, la complicidad, la negligencia y la impunidad, frente a los feminicidios, que han crecido exponencialmente en Morelos; frente a la pobreza alimentaria de miles de gestantes; frente a la discriminación laboral; frente al acoso, hostigamiento y al abuso sexual.
Sí estamos a favor de los derechos de las mujeres tendremos que corregir las deficiencias y los errores, sino hacemos nada, seremos cómplices, seremos quienes violentamos, seremos agresores.
Por todo ello, es necesario seguir dando la lucha por los derechos políticos de las mujeres en Morelos y en todo el mundo.
Finalmente, invitamos a participar en la Mesa “Metodologías para la investigación de la violencia feminicida y solicitudes de alertas de violencia de género” en el marco del Foro Violencia feminicida y Alertas de Violencia de Género, organizado por el Programa Universitario de Estudios de Género y el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la UNAM. El evento se llevará a cabo el miércoles 4 de febrero de 2015 de 10:00 a 15:00 hrs., en el auditorio Fix Zamudio del IIJ- UNAM.

Fuentes: Mapa Mujeres en la Política 2014. ONU Mujeres. Parlamento Europeo. Oficina de Información en España.
cidhmorelos@gmail.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s