Desaparición Forzada: No al Olvido.

Juliana G. Quintanilla y Marco Aurelio Palma Apodaca.

Hace nueve meses se abrió una vez más un episodio indignante en la historia de México. La “verdad histórica” sobre el caso Ayotzinapa, del actual régimen, cada vez está más tambaleante, por donde se examine carece de veracidad. No aceptamos la versión oficial. Exigimos la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos por el Estado, castigo a los culpables de las graves violaciones a derechos humanos y refrendamos nuestra solidaridad y respaldo a las familias de los jóvenes desaparecidos forzadamente, ejecutados, torturados y heridos, así como a los estudiantes de las normales rurales de nuestro país. Estamos en pie de lucha. “Ayotzinapa/ Mordemos la sombra/ Y en la sombra/ Aparecen los muertos/ Como luces y frutos/ Como vasos de sangre/ Como piedras de abismo/ Como ramas y frondas/ De dulces vísceras/ Los muertos tienen manos/ Empapadas de angustia/ Y gestos inclinados/ En el sudario del viento/ Los muertos llevan consigo/ Un dolor insaciable/ Esto es el país de las fosas/ Señoras y señores/ Este es el país de los aullidos/ Este es el país de los niños en llamas/ Este es el país de las mujeres martirizadas/ Este es el país que ayer apenas existía/ Y ahora no se sabe dónde quedó/ Estamos perdidos entre bocanadas/ De azufre maldito/ Y fogatas arrasadoras/ Estamos con los ojos abiertos/ Y los ojos los tenemos llenos/ De cristales punzantes/ Estamos tratando de dar/ Nuestras manos de vivos/ A los muertos y a los desaparecidos/ Pero se alejan y nos abandonan/ Con un gesto de infinita lejanía/ El pan se quema/ Los rostros se queman arrancados/ De la vida y no hay manos/ Ni hay rostros/ Ni hay país/ Solamente hay una vibración/ Tupida de lágrimas/ Un largo grito/ Donde nos hemos confundido/ Los vivos y los muertos/ Quien esto lea debe saber/ Que fue lanzado al mar de humo/ De las ciudades/ Como una señal del espíritu roto/ Quien esto lea debe saber también/ Que a pesar de todo/ Los muertos no se han ido/ Ni los han hecho desaparecer/ Que la magia de los muertos/ Está en el amanecer y en la cuchara/ En el pie y en los maizales/ En los dibujos y en el río/ Demos a esta magia/ La plata templada/ De la brisa/ Entreguemos a los muertos/ A nuestros muertos jóvenes/ El pan del cielo/ La espiga de las aguas/ El esplendor de toda tristeza/ La blancura de nuestra condena/ El olvido del mundo/ Y la memoria quebrantada/ De todos los vivos/ Ahora mejor callarse/ Hermanos/ Y abrir las manos y la mente/ Para poder recoger del suelo maldito/ Los corazones despedazados/ De todos los que son/ Y de todos/ Los que han sido.” (Ayotzinapa. Poema de David Huerta. 2 de noviembre de 2014. Oaxaca. Leído en Cuernavaca, Morelos, 26 de junio de 2015). Hoy sostenemos que no cesaremos en la exigencia de presentación con vida de los 43 compañeros normalistas, la investigación amplia y efectiva en los casos de tortura y ejecución extrajudicial, así como el esclarecimiento de cómo se han llevado las investigaciones correspondientes: toda información que haya sido usada para sostener su “verdad” debe ser puesta al escrutinio de la sociedad, en especial a la comunidad científica, para examinar los detalles y elementos relevantes en el caso. Ayotzinapa no puede ser una tragedia más en la lista de masacres y violencia que tenemos en el país, es como lo venimos diciendo desde meses atrás, un punto de inflexión, un punto de no retorno, porque nos muestran la impunidad que impera en nuestro país y las constantes desapariciones que no cesan. La justicia y la verdad están pendientes. Pero sobre todo porque las familias fortalecen cada día su exigencia de presentación con vida de sus hijos, hermanos y no aceptarán mentiras. La verdad oficial no satisface los mínimos criterios de razonabilidad y veracidad, por tanto, la sociedad mexicana tampoco acepta que esta historia haya llegado a su fin. A 9 meses de indignación y búsqueda inagotable de verdad y justicia, llamamos a mantener la solidaridad con las familias de los jóvenes normalistas. Estamos frente a un crimen de Estado, ante un crimen que configura delitos de lesa humanidad, es decir, que agravian a toda persona en nuestro país y el mundo, y que debe ser juzgado como tal, sin evasiones ni distracciones. Contra el olvido, Justicia, Verdad y Memoria. En Morelos presentamos una iniciativa de Ley para Prevenir, Investigar, Sancionar y Erradicar la Desaparición Forzada en el Congreso local, que está en comisiones y que debe ser aprobada antes de que concluya esta legislatura, que nadie se llame a engaño sobre la falta de propuestas para que la historia no se repita. La sociedad mexicana no debe permitir un Ayotzinapa más, ni una, ni un desaparecido más. No olvidamos!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s