Seguridad Ciudadana y no estado policíaco en Morelos

 

Nuestro mensaje al iniciar 2016: ¡Que lo injusto no nos sea indiferente!

 El asesinato de Gisela Mota, Presidenta Municipal de Temixco, Morelos, muestra el alto grado de descomposición política y social que provoca una creciente inseguridad y violencia que destruye el tejido social y afecta gravemente la vida, la libertad y la seguridad de las personas en la entidad, ya que forma parte de los cientos de crímenes que se padecen cotidianamente y que se mantienen en la impunidad la inmensa mayoría de los mismos, sobre todo en la zona conurbada de Cuernavaca y los Municipios colindantes, incluido Temixco (uno de los 8 municipios donde se decretó en agosto de 2015 la Alerta de Violencia de Género debido al feminicidio creciente). Los crímenes ocurren en forma cada vez más despiadada sin que se logre detener esta escalada de violencia que viene incrementándose desde hace ya varios años atrás, derivado de las políticas impuestas por gobiernos de distinto signo partidario e iguales resultados, ya que son gestores de la injusticia y desigualdad social y promotores de combatir la violencia con la violencia misma.

En Temixco existe alta violencia feminicida, ahí asesinaron a Gisela Mota. Violencia feminicida que priva de la vida violentamente a una mujer a quien se le trata con odio machista, muestra la grave situación que se vive en Morelos.  Cientos de muertes violentas en la entidad muestran las consecuencias de la descomposición social y política que llega a altos niveles. Siempre estaremos por la justicia y verdad, en cualquier caso de feminicidio. Por eso exigimos una investigación a fondo y castigo a los verdaderos culpables.

No podemos permanecer indiferentes ante el dolor. Ahí mismo en las colonias de Temixco hemos conocido muchos otros casos donde se priva de la vida a mujeres y a jóvenes casi de manera cotidiana en calles obscuras se arrojan los cuerpos, ante la certeza de que habrá impunidad en la inmensa mayoría de los casos, como se ha demostrado en las estadísticas oficiales que dan cuenta de hasta un 95% de impunidad.

Pero la inseguridad no se genera de manera espontánea. Existen causas profundas e inmediatas. Enormes fortunas amasadas por los dueños del poder que construyen sus mansiones sobre el despojo y la explotación de los pueblos. Violencia primera que proviene del abuso de poder, del negocio ilícito que transforman en legal, de un sistema que todo lo pervierte en aras del poder del dinero. Y en ese panorama, los gobiernos en sus distintos niveles, únicamente se desempeñan como las juntas de administración de los verdaderos dueños del capital, abandonando las políticas públicas para garantizar derechos de la sociedad, priorizando el uso desmedido de la fuerza pública, trátese de policía municipal corrupta o de Mando Único que busca recuperar el monopolio de la fuerza en manos de un Estado donde las fronteras entre lo legal y lo ilegal se ha perdido hace mucho tiempo, por lo que el uso recurrente a las fuerzas armadas, incluyendo patrullajes y retenes del Ejército e inclusive la Marina, son presentadas como la salvación desde hace décadas, en una lógica estratégica de Militarización de la Seguridad Pública que no resuelve la inseguridad y sólo dispara las violaciones a los Derechos Humanos y la espiral de violencia criminal-institucional, con enormes pérdidas en vidas humanas.

Por eso, desde la Comisión Independiente de Derechos Humanos demandamos modificar la estrategia de Militarización y Estado Policíaco, es fundamental para garantizar la seguridad ciudadana y combatir la impunidad. Sin embargo, es claro que ésta no vendrá de ninguno de los actuales gobiernos, Municipal ni Estatal o Federal, porque todos responden a la securitización del Estado, que prioriza el aparato represivo en aras de una seguridad que se coloca por encima de cualquier otro derecho, diseñado mundialmente a partir de la criminalización de la protesta y para mantener sometido al pueblo para impedir que defienda sus derechos que están siendo pisoteados  desde arriba.

Una verdadera seguridad humana-ciudadana significaría priorizar los derechos de la mayoría de la población frente a los intereses económicos y políticos de una minoría privilegiada, donde no solo se impongan las decisiones tomadas desde el poder, sino que se consulte y se actúe acorde a las decisiones tomadas por la mayoría a través de mecanismos de democracia participativa.

No es con el fortalecimiento de las instituciones policíacas y militares como se garantizará la tranquilidad de la población, sino con mayor participación ciudadana, no con el miedo de por medio, sino con la consciencia de la acción colectiva y solidaria, fraterna y humana, que nos permitirá no permanecer indiferentes ante el dolor de tanta gente.

Ante esta grave inseguridad y violencia impune en Morelos, exigimos justicia y alto a los asesinatos en todo el estado de Morelos.

 

Atentamente.

Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A.C.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CIDH, Derechos Humanos, militarizacion, violencia contra mujeres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s