Periodistas en riesgo ante violencia e inseguridad creciente.

En Morelos, como en diversas regiones de México, hay riesgos crecientes para periodistas ante la violencia e inseguridad crecientes. Hoy se hace necesarias las acciones colectivas y las alternativas de protección y defensa del periodismo, la libertad de expresión y el derecho a la información.
El periodismo es una de las profesiones más peligrosas. No debería serlo. No debemos normalizarlo. Pero ocurre un número creciente de amenazas, intimidaciones, agresiones, violencias, en contra de periodistas. Así lo hemos documentado y denunciado en Morelos durante muchos años. No es algo nuevo, pero las condiciones han cambiado y se tornan más riesgosas cuando no se enfrentan ni se asumen en todas sus consecuencias. Al menos 192 periodistas fueron víctimas de algún tipo de agresión en México durante 2015 por razones vinculadas con su labor informativa. Entre estos se encuentran cinco comunicadores asesinados en Veracruz y Oaxaca, entidades donde se concentraron 47.3% de todos los ataques a la libertad de expresión. Prácticamente uno de cada dos perpetrados en el país. (Nexos. Juan Carlos Romero Puga. Marzo 11, 2016). 75.5% de las víctimas de amenazas y ataques fueron reporteros, fotógrafos y camarógrafos, el primer contacto de las empresas periodísticas con los hechos, con los actores de la información y el rostro visible de los medios ante la sociedad, ante las autoridades y ante los delincuentes. Después de ellos, fueron empresas periodísticas  (13.02%), diarios, emisoras de radio y televisión, las que tuvieron que enfrentarse al desafío de mantener su operación y defender su línea editorial, pese a las presiones externas que al menos en seis casos implicaron ofensivas con explosivos y armas de fuego. Por su parte la Red Nacional de Periodistas documentó 336 casos de violencia contra reporteras del año 2000 al 2015 donde se incluyen 14 feminicidios. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció la “grave situación” de violencia que viven en México los periodistas y los defensores de los derechos humanos. La CIDH destacó que defensores de derechos humanos y comunicadores se han vuelto un grupo de la población especialmente vulnerable. “Según cifras oficiales, entre 2010 y 2015 fueron asesinados más de 55 periodistas. La mayor parte de estos crímenes permanecen en la impunidad, sobre todo en lo que refiere a autores intelectuales no identificados, lo que ha impedido determinar si tienen una conexión con la labor informativa de las víctimas”, señaló el organismo en un comunicado. La Comisión expresó además su preocupación por los altos índices de impunidad en estos crímenes. La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión inició 458 averiguaciones previas de los casos que pueden estar vinculados al ejercicio del periodismo entre el 1 de diciembre de 2012 y el 31 de agosto de 2015. De ese total se declaró incompetente en 176 y en 53 se inició proceso contra un presunto responsable ante autoridades judiciales. 
En Morelos la violencia también se está intensificando contra periodistas, quienes no se encuentran exentos del grado de inseguridad e impunidad, lo que afecta la libertad de expresión y el derecho a informar. Las amenazas y agresiones se han propiciado en una forma creciente, en la zona sur, donde un grupo nutrido de periodistas hablan de la tensión y el peligro que ha significado la violencia en general. Así como las amenazas que tienen en su contra por parte de grupos delictivos, pero también por parte de funcionarios públicos, elementos de seguridad y políticos, esta situación para la CIDHM es muy delicada porque estamos hablando que el Estado no garantiza la seguridad del ejercicio del periodismo, y esto sucede también en Cuernavaca y Cuautla, donde se han documentado casos de agresiones por parte de personal al servicio de funcionarios quienes han agredido directamente a periodistas. En la entidad se tienen contabilizados, poco más de 30 casos de agresiones a periodistas, que han requerido la activación del Mecanismo de Protección para Periodistas, sin embargo, la Fiscalía ha permitido la impunidad en la mayoría de los casos, porque la principal falla, es la poca consistencia en la integración de los expedientes. De las principales deficiencias del Mecanismo de Protección a Periodistas en Morelos, el cual fue creado por decreto, por lo tanto no hay una ley, ni un reglamento con medidas que obliguen a cada autoridad a cumplir adecuadamente con todos los procedimientos, que se necesitan en situaciones de emergencia, cuando es el Estado el responsable de garantizar la vida y la seguridad de los derechos de las y los periodistas y su ejercicio. Existen distintos aspectos del Mecanismo para proteger a quienes están sujetos a una situación de amenaza y que ponen en riesgo su vida, sin embargo, es el gobierno estatal primeramente, quien debe garantizar el libre ejercicio de ese oficio, aunque ni siquiera el Estado mexicano ha tomado las medidas de política pública que garantice la vida de los periodistas, quienes están inmersos en la situación de crisis de violencia a la que se acude todos los días, dentro de nuestra sociedad, mientras se sigue sin garantizar su protección. Esto deriva de la falta de especialización y capacitación, a la falta de profesionalidad y compromiso de personas que están al frente de las instituciones y que evidentemente no protegen cuando su  única obligación es conocer los factores de riesgo en determinado momento, es decir si se llegan a ejercer amenazas de violencia; incluso a nivel nacional no existen protocolos adecuados de protección, por lo cual muchos han padecido graves consecuencias, por ello seguimos cuestionando cuando no se cumplen adecuadamente las medidas. Tenemos que organizarnos para poder exigir que se cumplan los mecanismos de protección por medio de la unión de organizaciones de derechos humanos y periodistas que establecen vínculos de solidaridad, apoyo y mecanismos alternativos de protección, los cuales se tienen que generar porque no se puede esperar a que el Estado subsane todas esas omisiones. La libertad de expresión y el derecho para ejercer el periodismo y el respeto a que la sociedad esté informada, debe estar garantizado. Por eso hemos elaborado diversos análisis y propuestas y estamos en ese ejercicio de documentar, analizar y de proponer alternativas de experiencia en protección, porque las omisiones graves en las que está incurriendo el estado de Morelos, pueden generar tragedias irreparables.
Atentamente.
Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A.C.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CIDH, periodistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s