Seguridad Ciudadana, no policíaca ni militar.

En Morelos la violencia cotidiana ha llevado a sectores de la sociedad a priorizar la exigencia de seguridad por encima del respeto a los derechos humanos. Consideramos que es una dicotomía falsa. La utilización de la fuerza policiaca y militar no garantiza mayor seguridad, y sí representa una mayor violación de los derechos humanos. 

Por esa razón, ante los crímenes que se cometen en colonias populares y pueblos, se destruye el tejido social y eleva el grado de vulnerabilidad de los sectores más empobrecidos de la sociedad, quienes ahora también son víctimas de criminalización, y se les responsabiliza de su propia muerte, como si la violencia fuera consustancial a la pobreza. El uso desmedido de las fuerzas federales en contra de pueblos y comunidades, con retenes y operativos permanentes, no resuelve ni la violencia ni la impunidad, sino que tiende a elevar. De ahí que resulte necesario tener un diagnóstico claro de las causas de la violencia y tomar medidas para garantizar la vida, la seguridad y la justicia para el conjunto de la sociedad, y no solamente para un sector privilegiado económica, social y políticamente. Ninguna muerte violenta debe permanecer en la impunidad. Ninguna vida vale más que otra. La indignación no puede surgir como consecuencia de la discriminación, sino de la exigencia del respeto de derechos para todas y todos. 

La grave desigualdad social y la crisis de derechos humanos se debe precisamente a políticas enfocadas a defender privilegios. Pero la violencia criminal que se mantiene en la impunidad termina por afectar a todos los sectores tarde o temprano. Por eso es que se requiere una política de seguridad ciudadana con pleno respeto a los derechos humanos. No al ejército en labores de seguridad pública.

Nos oponemos a que siga la violencia criminal e institucional, mediante un cambio que permita construir una nueva convivencialidad, donde el respeto a los derechos humanos esté en el centro de las políticas públicas. El fracaso gubernamental del mando único requiere cambiar de estrategia, no de insistir en la misma visión autoritaria.

Mientras no haya una política de seguridad ciudadana seguiremos viendo como se utiliza a los cuerpos policiacos y militares para defender a las instituciones y los edificios públicos, mientras quienes cometen éstos crimenes siguen actuando a la luz pública sin sanción alguna.

En medio de esta violencia creciente el feminicidio se mantiene en los más altos niveles, por lo que no dejaremos de exigir pleno cumplimiento de todas las medidas de Alerta de Violencia de Género. Esta herramienta consideramos que es sin duda una medida para saldar la deuda histórica con todas las mujeres y la sociedad en su conjunto ante esta violencia feminicida que ha resultado imparable y creciente durante estos años.  Pues no olvidemos que la Violencia Feminicida proviene de un conjunto de conductas misóginas que perturban la paz social, por lo que exigimos se cumplan todas las medidas establecidas por el Grupo de Trabajo en su informe, así como las Acciones Mandatadas por la Alerta de Violencia de Género en Morelos. 

Atentamente.

Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A. C.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo militarizacion, Seguridad ciudadana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s