Archivo diario: septiembre 19, 2018

Dolores y sentimientos de víctimas del sismo del 19 de Septiembre en Morelos

Testimonios en  el Informe sobre el SISMO 19S. A UN AÑO DE LA TRAGEDIA. DIAGNÓSTICO EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS SOBRE LA SITUACIÓN DE LAS PERSONAS AFECTADAS EN EL ESTADO DE MORELOS.

Durante la aplicación de la encuesta a 86 víctimas del sismo del 19S en Jojutla, que realizamos la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, se expresaron las voces de dolor que a un año requieren de acompañamiento psicosocial para superarlo. Respetamos los datos personales, mismos que están plenamente identificados en cada registro que realizamos, en éste ejercicio de recuperar los testimonios personales y colectivos de una tragedia que sólo se podrá superar mediante la solidaridad y el pleno respeto a los derechos humanos de quienes sufrieron en carne propia los efectos devastadores del sismo del 19 de septiembre de 2017.

  • “Iba rumbo a Jicarero para una diligencia cuando comenzó a temblar. Regresé a casa como pude, porque todo era caos. Conforme iba avanzando vi la capilla colapsada. En el segundo piso de mi casa teníamos una bandera que miré doblada, después vi que mi casa se colapsó. En ese momento llamó mi hermana de Estados Unidos, le dije que no sabía dónde estaban mi mamá de 62 años y mi niña, Amor Guadalupe de dos años de edad. Por donde pude comencé a buscarlas. Vi que me robaron mi computadora portátil donde tenía fotografías de mi niña, ya no pude continuar con la búsqueda, llegaron rescatistas quienes hicieron un agujero entre los escombros y las encontraron muertas. Me entregaron a mi niña envuelta en una cortina. Me fui al Hospital Meana. Todo el tiempo la tuve en brazos. Nunca vi su cara. Esperé que llegara mi mamá, pero la llevaron al SEMEFO. Después nos fuimos a la funeraria. A un amigo le pedí que me consiguiera ropa para mi niña y para mi mamá. Me dicen los médicos que no sufrieron tanto porque tuvieron fractura cráneo encefálica. Las velé en la funeraria. Llegaron algunos amigos para acompañarme. Sin embargo me sentía muy sola. Mi hermana volvió a llamar por teléfono. Ya sabía lo que me pasaba. Ella no pudo venir a acompañarme porque está ilegal y tiene dos niños, soy madre soltera, avisé al papá de mi niña y llegó con sus padres al día siguiente. El entierro fue con mariachis porque en el camino vi a uno de ellos y le pedí que fueran. El sacerdote celebró la misa en la funeraria, pues las iglesias sufrieron daños.”

“Estaba en la casa con mi nieta y mi esposo, los tres nos colocamos bajo un arco que estaba entre la sala y el comedor, ahí recordé que estaba la estufa prendida y corrí a la cocina para apagarla. En eso me caí y mi esposo fue a levantarme y en ese momento el temblor fue mayor, los tabiques del arco empezaron a volar por todos lados hasta que ese arco se cayó. Y las paredes se empezaron a caer, eso nos salvó de salir con vida, nos protegimos cerca de la cocina y ya como pudimos salimos de entre los escombros hacia el patio. Parecía un bombardeo. La casa quedó toda de lado. Mi nieto estaba en la escuela fui a buscarlo pero cuando salgo a la calle quedé impactada de ver como estaba todo, era un caos, se veía mucho susto en los rostros de las personas y la escuela estaba toda destruida, los profesores estaban tratando de cuidar a los alumnos. Fui a buscar a mi mamá a su casa, esa noche ahí dormimos pero nos llovió. Ya luego un hermano nos prestó su casa.”

  • “Aún tengo mucho dolor. Perdí todo.”

“Solo puedo decir que la primer semana viví a la intemperie ya luego fui a rentar un localito para dormir ahí con mi hijo. Y ahora sigo viviendo en casa de campaña de las donadas.”

  • “Estaba en la casa cuando tembló y vi que se cayó la casa, quede bajo los escombros pero pude salir y ayude a la vecina que se encontraba aplastada por los escombros. A pesar de estar golpeado salí a ayudar a la vecina.”

“Estaba en mi casa pero afuera por el tanque de agua, escuché como un crujido y le grité a mi hijo que estaba adentro. Mi hija estaba en la escuela. Mi casa de adobe toda se cuarteo. Mi sobrino nos dio alojamiento temporal y luego hice un techo donde está la casa de campaña para mayor protección de la lluvia.”

  • “Vi tanta destrucción, mucho dolor por las personas fallecidas, me bloquee. Días después cuando se demolió la casa, mi madre murió de un infarto.”

“Cuando sentimos el temblor salimos para atrás de la casa, al patio y de ahí luego salimos al callejón que es la entrada para las demás casas y fuimos a ayudar a los vecinos para salir de sus casas. Me asome a mi casa que estaba todo en escombro y como pude saque un canasto de ropa, como la puerta quedo atorada con las paredes fue difícil sacar otras cosas, todo quedó aplastado. Nos fuimos con un familiar por aquí cerca. Fue muy triste ver lo que pasó con el esfuerzo de muchos años y que en un abrir y cerrar de ojos no quedara nada. Quedamos sin nada. Recordé todo lo que sufrimos para tener esa casa, era triste ver como acabaría mi vejez.”

  • “Nos quedamos sin nada, sin casa, sin trabajo, sin escuela. Mi esposo trabajaba en una ruta de chofer, ese día tuvo que dejar la combi y el dueño ya se la dio a otro. Yo no tengo dónde ni cómo hacer mis gelatinas. Mi esposo ahora hace trabajos de electricista en casas particulares y de chalán. Esto cambio toda nuestra vida.”

“Cuando tembló estaba con un cliente cortándole el pelo y se salió justo cuando se desplomó la casa y cayó encima de mi esposa y yo quedé bajo los escombros, ella se acercó a una silla antes de que la golpearan los tabicones en la cabeza. Tres personas me ayudaron a sacar de los escombros a mi esposa y se la llevaron en una patrulla al hospital y ya cuando llegó al Hospital Meana ella ya estaba muerta. Se llamaba Gloria Arcos Carpio, de 63 años originaria de Zicatlacotla, Higuerón. A mi esposa le quitaron el anillo de matrimonio y aretes y se los quedaron. Recibí apoyo de mis vecinos y de policías que me auxiliaron.”

  • “Me rescataron de los escombros, me encontraba dentro de la casa en mi cuartito, vi cómo se empezaron a caer los pedazos de loza. Pensé en mi hijo y mi mamá que salió a comprar pollo. Quedé atrapada y para sacarme entre 4 personas tuvieron que romper la ventana, un tabicón me golpeo en la cabeza, salí con tierra en mi boca, no podía ver, quedé como ciega. No lloré luego, sino que luego me deprimí, quedé traumada, con nervios cada que recuerdo, tengo miedo. Mi hijo se había ido a la escuela, me reencontré con mi ex esposo porque vivimos separados, vino y me abrazó para fortalecerme.”

“Estaba afuera de la casa terminando de almorzar el día del temblor. Alcanzamos a movernos cuando cae la casa de al lado de la nuestra, sentí mucha frustración de no poder hacer nada. De ahí camine como pude para ir a buscar a la familia, viendo en el camino como todo se caía empecé a ayudar junto con otras personas para sacar de los escombros a quienes estaban atrapados, aprendí que la organización colectiva es muy importante.”

  • “Estábamos aquí justo preparando la comida para los tacos. Asustadas porque tuvimos fuga de gas, salimos y un vecino vino para cerrar el gas. Todo se destruyó, tardamos un poco pero salimos entre polvo y cosas tiradas, mi mamá se cayó y se lastimó una mano creo que el hueso se salió de su lugar. Sus dientes se le cayeron. Las dos quedamos muy asustadas, nos fuimos a vivir con unos familiares y los alimentos los tomábamos en el albergue que se instaló para toda la gente afectada.”

“Me tocó ese día salir a vender así que fue peor la angustia por saber cómo estaba mi hija y mis nietos, ella estaba en la casa, quedó atrapada pues la puerta se atoró con los escombros caídos, de la casa de al lado. El niño chiquito estaba en el kínder y apenas salía, el otro estaba en la escuela. Yo en la angustia porque no teníamos forma de comunicación hasta que por fin entró la llamada de mi hija y me contó que le ayudaron a salir de los escombros para ir en busca de sus hijos. Así que como no había transporte camine y camine, quería volar. Ya cuando estuve aquí vi que ya no teníamos nada. La crisis era generalizada para donde volteara. Me afectó mucho, me quedé sin casa, sin trabajo, mis nietos sin escuela y mi hija sin trabajo, por lo mismo ella se fue para otro Municipio con familiares que le apoyan y yo fui con un familiar aquí en Jojutla, estamos cada quien por otros lados, ahora yo hago limpiezas en casas dos días a la semana, pues no hay trabajo y mis cosas para vender no las tengo y pues tampoco hay dinero acá para salir y saber que voy a vender. Estoy sola acá y mi hija por otro lado.”

  • “Mi hijo iba camino a la secundaria, el temblor le agarró en la calle. Yo estaba en la puerta viendo que se iba y me tocó ver como caían las casas y él quedo bajo una losa y una mujer que iba al lado suyo ahí quedo aplastada por los escombros. Yo quedé sin moverme pues me cubrieron los escombros y quedé enterrada de los pies y no podía salir de ellos hasta que me ayudaron a salir. Vi cómo se abría la calle y seguían cayendo casas, todo se llenó de polvo. Ahí me toco ayudar a una mujer en su parto. En la zona quedamos sin luz.”

“Estaba en mi trabajo y éste se cayó, me tocó ver como quedaron bajo los escombros dos personas que ahí murieron. Como pude salí a buscar a mis hijos a la escuela, llegamos a la casa y vimos que estaba toda caída, estaba yo muy impactada. Al principio dormíamos a la intemperie cerca de la casa y acudíamos a los albergues. Ya después me tocó casa de campaña.”

  • “Ese día estaba en mi casa porque mi hija me pidió cuidar a mi nieta, pedí apoyo a una compañera que cubriera mi turno, así que estaba con mi nieta y vi cómo se caía una pared y luego la otra y después la casa de al lado se fue hacia abajo, de ahí siguieron las demás paredes, yo solo camine hacia afuera y detrás de mi cayó otra parte de la pared, esa fue la que me dejo muy afectada, con mi cuerpo cubrí a mi nieta, ella salió bien. Yo con múltiples heridas y fracturas. Llego mi esposo y me llevaron al Hospital y de ahí me trasladaron en helicóptero al Hospital Rubén Leñero en la Ciudad de México. Desde ese momento mi esposo estuvo ahí conmigo, acá la casa se quedó sola.”
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

INFORME DEL SISMO 19S A UN AÑO DE LA TRAGEDIA.

 

DIAGNÓSTICO EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS

SOBRE LA SITUACIÓN DE LAS PERSONAS AFECTADAS EN EL ESTADO DE MORELOS.

 

A un año del 19 de septiembre del 2017, cuando a las 13:14 horas se registró un sismo de magnitud 7.1 grados en la escala de Richter y cuyo epicentro se localizó en el límite de los Estados de Puebla y Morelos, vemos con preocupación que continúan sin resolverse las necesidades apremiantes de miles de personas damnificadas que se quedaron sin vivienda y muchas de ellas sin empleo, con el dolor y la tristeza a cuestas por las muertes y las heridas, pero dando muestras de resistencia, de lucha y solidaridad para enfrentar la tragedia encarar a las autoridades que no han cumplido con los beneficios del Fondo Nacional de Desastres Naturales (FONDEN) ni con los recursos provenientes de la ayuda internacional. Vivir en casas de campaña alivia la necesidad de quien perdió toda su vivienda, pero cuando pasan los meses y cambia el clima, se presentan enfermedades de todo tipo, incluyendo las psicosociales que merecen una atención integral, ya que además de sanar las heridas físicas se requiere sanar los estados de ánimo para seguir luchando con la fortaleza que se requiere. Ante ésta situación, la Comisión Independiente de los Derechos Humanos de Morelos (CIDHM) llevamos a cabo una investigación en la Colonia Emiliano Zapata del Municipio de Jojutla, Morelos, con el objetivo de contar con un Diagnóstico en Materia de Derechos Humanos sobre la Situación de las Personas Afectadas en el Estado de Morelos después del Sismo del 19 de septiembre, que sirva de base para elaborar Protocolos de Prevención y Atención ante desastres de tal magnitud. Es necesario recuperar las historias del subsuelo. Recuperar palmo a palmo, polvo a polvo lo acumulado, los sentimientos y las vivencias de quienes reconstruyen sus vidas. Ésta es una tarea que implica acompañamiento psicosocial, una buena dosis de paciente impaciencia y esas ganas infinitas de que resurjan las esperanzas de abajo de los escombros.

Esta es una investigación que nos permite Documentar, Atender y Visibilizar las denuncias por violaciones a los Derechos Humanos de las personas damnificadas por el sismo del 19 de septiembre del 2017 en el Municipio de Jojutla, Morelos.

Éste Diagnóstico nos permite caracterizar a las personas damnificadas, su sexo; su edad; dónde vivían; dónde trabajaban y qué actividad desempeñaban, y cuál es su actividad económica en la actualidad; y cuáles fueron las afectaciones materiales y emocionales sufridas. En este informe se presentan algunos hallazgos de la investigación diagnóstica.

En cuanto a las violaciones a los Derechos Humanos y sobre las principales Instituciones señaladas de tales violaciones. En él se reúnen tres procesos: la investigación empírica; el análisis de fuentes oficiales (estatales, nacionales e internacionales), y la revisión de documentos internacionales. Asimismo, articula varias aproximaciones analíticas de género.

El hilo conductor de estos procesos y aproximaciones es la afirmación política, sustentada en este informe, de que en Morelos hay una violación a los Derechos Humanos de las personas Damnificadas. Para mostrar esta situación, el informe se organizó en cinco partes. En la primera, los Derechos Humanos, se destaca el Marco Legal Nacional e Internacional que es Responsabilidad del Estado acatar y cumplimentar. La segunda parte tiene que ver con la descripción de las características de las Personas Damnificadas por el Sismo del 19 de Septiembre del 2017, las afectaciones materiales; las defunciones de familiares; la situación económico-laboral; la atención de salud física y emocional; la asesoría jurídicoadministrativa; si han sido o no beneficiadas por el FONDEN; y las quejas o denuncias que quisieron realizar. En la tercera etapa se describen las Reglas Generales y los Lineamientos de Operación del Fondo Nacional de Desastres Naturales (FONDEN). En la cuarta sección se exponen las Respuestas Institucionales ante la tragedia vivida después del Sismo. Finalmente se presentan los últimos apartados con las Consideraciones Finales y las Recomendaciones. Cabe destacar que se contempla un Anexo que contiene la Encuesta Aplicada y otro Anexo que presenta los Oficios con las Respuestas Institucionales.

Durante los meses de julio y agosto del 2018, se aplicaron y sistematizaron 86 encuestas para contar con información de primera mano sobre la situación psicosocial (afectaciones materiales; defunciones de familiares; situación económico-laboral; atención de salud física y emocional; asesoría jurídico-administrativa; adecuado funcionamiento del FONDEN; así como las quejas o denuncias que quisieron realizar) de las personas damnificadas.

La mayoría de las personas encuestadas fueron mujeres. Su principal ocupación era el comercio y muchas de ellas perdieron su fuente de trabajo después del sismo, algunas aún están desempleadas. Por otro lado, la principal ocupación de los hombres encuestados está en el campo. Las personas adultas y adultas mayores fueron la mayoría. La pérdida de la vivienda fue la más mencionada, pues la inmensa mayoría sigue viviendo en casas de campaña o con familiares, por lo que las condiciones de vida siguen siendo precarias, sin los servicios públicos necesarios ni con una seguridad adecuada. Mientras que la tragedia más sentida fue la pérdida de 6 vidas. Pese a todo lo acontecido, la mayoría de las personas aún no cuentan con un Plan de Seguridad (ni en la casa, empleo o en espacios públicos). Los protocolos de seguridad oficiales quedan reducidos a anuncios de simulacros conmemorativos, lo que de ninguna manera permite fomentar una cultura de prevención. El daño psicosocial postraumático se observa en la mayoría de las personas que siguen sin superar el tremendo choque emocional que significa la destrucción de sus viviendas y en algunos casos la pérdida de la vida de sus familiares. Al mismo tiempo observamos que la mayoría de las personas no contó con Atención Psicosocial: Médica, PsicoEmocional y Jurídico-Administrativa. Y constatamos la ausencia de programas de atención por parte de instituciones públicas. Observamos que hay omisión de responsabilidad por parte de funcionarios de la Fiscalía General de Justicia ante denuncias presentadas en contra de particulares que defraudaron y no construyeron las viviendas como se habían comprometido. Un dato importante nos señala que la principal ayuda provino de las Brigadas de la Sociedad Civil procedentes de toda la República Mexicana y del Extranjero. Finalmente podemos decir que aunque la mayoría dijo haber sido beneficiada por el FONDEN, también, la mayoría de las quejas fueron para FONDEN, Unidos por Morelos y SEDATU. Por otro lado, cuando realizamos la solicitud de información al FONDEN sobre el censo y las características de las personas damnificadas, así como de la reconstrucción de los espacios públicos, se nos dijo que la información relativa a todo lo concerniente al censo era confidencial. Sin embargo, al utilizar recursos públicos y tratarse de una información de trascendencia social para todo el Estado de Morelos y para el País, ésta información debiera entregarse en aras de la transparencia y del principio de máxima publicidad.

Ante la solicitud de la información para conocer la versión oficial de las acciones gubernamentales emprendidas luego del Sismo del 19 de septiembre del 2017, se giraron oficios al Gobernador del Estado, al Órgano Desconcentrado denominado “Unidos por Morelos” y a la Cruz Roja Mexicana. El Gobierno del Estado y la Cruz Roja Mexicana no respondieron, por lo que se giraron oficios al IMIPE para obtener la información solicitada. Al no transparentar la información sobre las acciones realizadas y los recursos utilizados, generan desconfianza de la ciudadanía y violan principios fundamentales del acceso a la información. Además se abre la posibilidad de que los recursos destinados para atención de ésta catástrofe sean desviados para otro fines. La respuesta de “Unidos por Morelos” llego el 31 de julio del mismo año. Al revisar la página de internet referida, observamos que el “Padrón de Beneficiarios de Unidos por Morelos” refiere que son 15,504 los registros existentes, 612 personas reconocidas en el Municipio de Jojutla, de las cuales 48 fueron beneficiadas por el FONDEN.

Mientras que la información presentada en su Diagnóstico y que aparece en su misma página de internet10 es la siguiente: […] Balance de afectaciones: • 74 fallecidos. • Se brindaron 1,944 atenciones médicas y se realizaron 146 hospitalizaciones. Resultados del censo Fonden • De acuerdo a las reglas del Fonden se identificaron 15,801 viviendas con afectaciones: • 5,370 con daño total o reubicación. • 5,881 con daño parcial. • 4,550 con daños menores. Censo estatal de vivienda • Por su parte el Gobierno del estado contabilizó un total de 23,793 viviendas con daños: • 7,410 con daño total. • 16,386 con daño parcial […] Estos datos no coinciden con los arriba presentados, dejando ver una contradicción en la información presentada entre el Censo y el Diagnóstico. Esto deja en claro que el Estado a través del Órgano Desconcentrado denominado “Unidos por Morelos” desconoce la legislación vigente que le dio origen. Generando una mala atención a las personas damnificadas, violando con ello sus Derechos Humanos.

Ante éste panorama podemos decir que los Derechos Humanos de las Personas Damnificadas por el Sismo del 19 de septiembre el 2017, consagrados en el Artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad (http://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/)), y en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), no han sido garantizados por el Estado Mexicano. La terea de reconstrucción no es fácil, pues no debemos verla únicamente en términos materiales, sino en procesos de vidas que ya no volverán a ser las mismas. Es nuestra responsabilidad como sociedad visibilizar ésta situación y exigir al Estado Mexicano garantizar los Derechos Humanos de todas y cada una de las personas damnificadas.

Recomendaciones.

1.- Atender de inmediato las 116 quejas realizadas por las personas damnificadas del sismo del 19 de septiembre del 2017.

2.- Que la Fiscalía General de Justicia del Estado atienda el caso de particulares que defraudaron a personas damnificadas.

3.-Debe haber una rendición de cuentas del Gobierno Federal y del Estado de Morelos sobre los recursos públicos destinados para la reconstrucción a través del FONDEN y de “Unidos por Morelos”.

4.- Las instituciones privadas, como la Cruz Roja, deben igualmente transparentar el uso de recursos destinados a apoyar a damnificados, aun cuando estos fondos sean provenientes de donaciones particulares.

5.- Que las Instituciones del Gobierno del Estado garanticen la asesoría JurídicoAdministrativa para las personas damnificadas que expresaron no contar con ella hasta el momento, para culminar con éxito el proceso jurídico de reclamo de sus Derechos Humanos ante las instancias correspondientes.

6.- El Estado, a través de sus diferentes Niveles de Gobierno, debe implementar un programa de Atención Psicosocial (Médica y Psico-Emocional) para que se garantice el derecho a la salud de todas las personas damnificadas.

7.- Desarrollar a través de las autoridades de protección Civil del Ayuntamiento y del Gobierno del Estado, un Plan de Seguridad y Prevención, que implique capacitar y difundir los Protocolos ante Riesgos para crear una Cultura de la Prevención.

8.- Para garantizar el derecho al empleo se requiere de un Programa Estatal y Municipal de Empleo temporal con recursos de FONDEN, con especial énfasis para las mujeres, ya que la inmensa mayoría de ellas se dedicaban al comercio y con el sismo se perdieron las condiciones para efectuar ésta actividad económica, lo que redunda en incremento del desempleo, la pobreza y la imposibilidad de contar con recursos propios para el proceso de reconstrucción.

9.- Se deben incorporar diferentes instituciones encargadas de velar por los Derechos de las Personas Afectadas, como la Comisión de Derechos Humanos del Estado y la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO).

Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A. C.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized