Luego de la consulta crece la polarización social en Morelos por proyectos ecocidas.

José Martínez Cruz/ La Jornada Morelos

Un día después de la consulta, Morelos a la hora de la polarización social. Las luchas acumuladas durante años estallan en protestas de diversa naturaleza y se extienden por casi todo el estado. La consulta sobre Huexca ha sido el escenario político para confrontar ideas, posturas y estrategias, que confrontan al gobierno de López Obrador con pueblos y organizaciones independientes. Aun cuando se cuestionó la validez de la consulta de acuerdo al Convenio 169 de la OIT, ésta se llevó a cabo con toda la fuerza del Estado, operada desde Gobernación y con la utilización de la fuerza pública, sobre todo el segundo día, con patrullajes de militares y patrullas resguardando las casillas, luego de que pobladores de Amilcingo y pueblos solidarios llevaran a cabo diversas acciones de protesta en las casillas de la región oriente y se realizaran asambleas rechazando la consulta y diciendo no a la termoeléctrica. Aún en espera de conocer los resultados oficiales, el primer día se informó que votaron poco más de 16 mil y tal vez otro tanto el domingo, de las que 13,297 son de Morelos y el resto de Puebla y Tlaxcala. Muy lejos de los más de 600 mil votos que obtuvo López Obrador y de los 500 mil de Blanco apenas en julio pasado. Y el margen de triunfo muy apretado, siendo evidente que en lugares donde las afectaciones son directas aumenta la oposición. La fotografía de la realidad sin embargo aparece movida, ya que las cifras oficiales no incluyen las actas de asamblea de diversos pueblos que dijeron no a la termoeléctrica y sí a la vida.

Es importante destacar que previamente a la consulta, se llevaron a cabo las primeras manifestaciones de protesta contra el gobierno de López Obrador, que se extendieron por diversas partes del país  en protesta por el asesinato de Samir Flores y contra la termoeléctrica de Huexca. Los resultados de la consulta habrá que evaluarlos aún, pero en el primer día de consulta sobre la termoeléctrica en Huexca, con quema de urnas en Temoac, no instalación en Amilcingo, retiro en Huexca, detenciones de tres activistas opositores en la Paloma de la Paz y su posterior liberación, la propaganda oficial masivamente distribuida y la contrainformación de activistas mediante volantes y carteles, la presencia policiaca en patrullas y helicópteros con vuelos rasantes, con mucha votación en algunas de las 137 casillas y casi vacías en otras, una alta polarización social y política, la exigencia de cancelación y protestas por el asesinato de Samir Flores y un conflicto que avizora continuar y crecer después de esta consulta del 23 y 24 de febrero, que tendría consecuencias graves si no hay las medidas políticas a la altura de la crisis abierta en Morelos. Un día lleno de protestas, luchas y noticias en curso, que indican que la inconformidad social es contra las políticas neoliberales y ecocidas que hoy más que nunca deben cambiarse.

La condena al artero asesinato del compañero Samir Flores Soberanes y la exigencia de justicia y verdad, sumó voces contra los megaproyectos ecocidas contemplados en el Plan Integral Morelos (PIM), integrado por la Termoeléctrica de Huexca, el gasoducto de Puebla, Tlaxcala y Morelos, así como el acueducto del río Cuautla. Ante el clima de violencia, inseguridad y falta de respeto a los más elementales procedimientos democráticos, todo ello coronado con el asesinato de Samir, conocido opositor al PIM, cuestionó la legitimidad de una consulta para realmente conocer la opinión de la mayoría de la población sobre los impactos de la termoeléctrica.

Luego de la consulta hoy más que nunca exigimos que se realice una investigación seria para esclarecer la verdad de lo ocurrido y que se haga justicia para Samir y su familia, ya que quedan en la orfandad 4 hijos e hijas además de su viuda, cuyo único sostén era el trabajo de Samir. Ninguna credibilidad tiene el gobierno para llevar a cabo una investigación de ésta naturaleza, por las enormes y directas implicaciones políticas que ello tiene. Por esa razón es que además de que el caso se lleve a instancias nacionales, se requiere elevar las investigaciones en el marco internacional, como en el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. La historia político personal de Samir es importante no solo en el contexto de su asesinato sino de la lucha que el pueblo de Amilcingo ha llevado a cabo históricamente. El tío de Samir, Vihn Flores Laureano, militante del partido comunista mexicano de la época, fue uno de los que encabezaron la lucha por conseguir la creación de la Normal Rural “Emiliano Zapata” de Amilcingo que se creó en los años 70s y se enfrentó al gobierno y los caciques quienes lo mandaron asesinar y tirar su cuerpo en las curvas de Tepexco, rumbo a Puebla.

Las repercusiones políticas en Morelos y en el país de este asesinato son evidentes y coloca al gobierno de López Obrador en el candelero de la historia al plantearle definiciones sobre el tipo de desarrollo que el país y los pueblos originarios requieren. La falta de cumplimiento de la normatividad internacional en materia de derechos de los pueblos indígenas para llevar a cabo esta consulta, como las establecidas en el Convenio 169 de la OIT y la Declaración Universal de Derechos de los Pueblos Indígenas, firmadas y ratificadas por México, ya ha sido impugnada inclusive en tribunales y organismos de derechos humanos. Por supuesto que se requieren mecanismos de democracia participativa, pero sin simulación ni inequidad en los recursos para que la sociedad conozca, valore y decida el rumbo del país y en particular sobre el futuro de obras que son verdaderos monumentos a la corrupción que significa transferir recursos públicos, de toda la nación, para el enriquecimiento de empresas privadas, nacionales e internacionales, como es el caso de la termoeléctrica de Huexca, el gasoducto y el acueducto.

Ya basta de crímenes de luchadores sociales que son estigmatizados y señalados por el gobierno de López Obrador y sometidos a ataque sistemático por quienes tratan de mantener la misma política neoliberal y privatizadora a pesar de las exigencias de cambio que millones de personas demandan en éste país.

Un día después de la consulta el escenario es de polarización social y de resistencia en esta lucha por la vida de los pueblos y comunidades de Morelos.

ResponderReenviar
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s