Apuntes sobre las luchas indígenas en Morelos en 2019.

José Martínez Cruz.

Los pueblos indígenas en Morelos sobreviven, luchan y resisten ante la ofensiva modernizadora del capital y las políticas privatizadoras de la tierra y del territorio, el racismo y la discriminación, así como a la ruptura del tejido social y las divisiones internas propias y las alimentadas desde el exterior.

Los avances más significativos en defensa de la tierra y el territorio lo llevan a cabo pueblos indígenas como Santa Catarina, en el municipio de Tepoztlán, en defensa de la reserva ecológica de El Texcal. En diversas comunidades se ha luchado en defensa del agua, motivo por el cual se experimentó el mayor auge de organización y protestas sociales y políticas por parte de 13 pueblos y comunidades de la zona sur de Morelos y con significativas repercusiones en todo el estado. Las luchas en contra de la instalación de proyectos mineros como el que se ha tratado de construir en la zona arqueológica de Xochicalco alcanzó amplia notoriedad, frenando el proyecto ecocida hasta el momento, pero a costa del enfrentamiento y división de pueblos indígenas como Tetlama y otros de la región sur del estado. Las luchas por el respeto a la autonomía y libre determinación, que se desarrollaron sobre todo a partir de mediados de  los años 90s y que cristalizaron en una iniciativa de ley indígena que recuperaba fundamentalmente los Acuerdos de San Andrés entre el gobierno federal y los zapatistas, ha tenido resultados contradictorios con la reciente creación de 3 municipios indígenas en Hueyapan, Coatetelco y Xoxocotla, mientras en Tetelcingo una controversia constitucional interpuesta por el ayuntamiento de Cuautla ha impedido que se formalice la creación del municipio.

Tetelcingo lucha por ser reconocido como municipio autónomo indígena.

Tetelcingo tiene derecho a ser reconocido como municipio indígena por sus razones históricas, culturales, sociales, políticas y jurídicas, expresó el Profesor Ramón Cera Xopo, presidente del Comité Pro Municipio del Territorio de Tetelcingo, “Ma to akukeko tek kukulhuaske, de pie y en lucha”.

Al invitar a una conferencia de prensa en la explanada de la Delegación de Tetelcingo, una comisión de éste Comité, entre quienes participan además del Profesor Cera Xopo, el profesor Tirso Clemente Jiménez y Guadalupe Durán, hicieron remembranza de la lucha que han sostenido durante 35 años por ser reconocidos como municipio indígena en el territorio de 1,670 Hectáreas que abarcan parte de la zona oriente del municipio de Cuautla, incluyendo colonias, unidades habitacionales, fraccionamientos y centros comerciales y de abasto, dentro de la zona reconocida por la dotación real con reconocimiento legal.

Con la reforma al artículo 40 de la Constitución del Estado de Morelos, aprobado por la actual legislatura, se abre la posibilidad de creación de municipios indígenas, sin embargo, en Cuautla hay oposición de la Presidencia Municipal para aceptar que 16 colonias asentadas en territorio de Tetelcingo dejen de contribuir económicamente con las arcas municipales, explica Tirso Clemente, profesor de lengua náhuatl y quien ha ocupado cargos de representación en la comunidad.

Con el Periódico Oficial en la mano, Tirso Clemente fundamenta la demanda de su comunidad, señalando que “El artículo 40 establece en su cláusula XI.- Crear nuevos Municipios dentro de los límites de los existentes, previos los siguientes requisitos: A).- Que en el territorio que pretenda erigirse en Municipio existirá una población de más de 30,000 habitantes; B).- Que se pruebe ante el Congreso que dicho territorio integrado por las poblaciones que pretenden formar los Municipios tienen potencialidad económica y capacidad financiera para el mantenimiento del gobierno propio y de los servicios públicos que quedarían a su cargo; C).- Que los Municipios del cual trata de segregarse el territorio del nuevo Municipio, puedan continuar subsistiendo; D).- Que el Ayuntamiento del Municipio que se trata de desmembrar rinda un informe sobre la conveniencia o inconveniencia de la erección de la nueva entidad municipal; quedando obligado a dar un informe dentro de los 30 días siguientes a aquél en que le fuere pedido; si transcurriese el plazo fijado sin que el Ayuntamiento rinda el informe requerido, se entenderá que no existe observación contraria a la creación pretendida; E).- Que igualmente se oiga al Ejecutivo del Estado, quien enviará su informe dentro del término de 30 días contados desde la fecha en que se le remita la comunicación relativa; F).- Que la erección del nuevo Municipio sea aprobada por las dos terceras partes de los Diputados presentes”

No hay duda de que Tetelcingo cumple todos los requisitos establecidos, abunda Guadalupe Durán, quien agrega que han cumplido de sobra con los mismos, ya que “Para la creación de municipios conformados por pueblos o comunidades indígenas, se aplicarán criterios etnolingüísticos y de asentamiento físico, que acrediten que las comunidades indígenas que se pretendan integrar mediante el reconocimiento como municipio, conformen una unidad política, social, cultural, con capacidad económica y presupuestal, asentada en un territorio determinado y que descienden de poblaciones que habitaban en el territorio actual del país al iniciarse la colonización o del establecimiento de los actuales límites estatales y que reconocen autoridades propias de acuerdo con sus usos y costumbres, debiéndose cumplir sólo con los requisitos señalados en los incisos D), E) y F) de esta fracción. A la creación de un nuevo Municipio, se deberá constituir un Concejo Municipal, el que ejercerá el gobierno en términos de la legislación orgánica municipal, hasta en tanto se efectúen elecciones ordinarias. En la integración de un Concejo Municipal en un Municipio conformado por comunidades indígenas, deberán tomarse en cuenta consideraciones específicas respecto de sus usos y costumbres, con atención y respeto a sus condiciones políticas y sociales.”

Tetelcingo es un pequeño poblado localizado al norte de Cuautla, de raíces Nahuas, donde sus mujeres aún conservan su vestimenta tradicional: un traje típico, llamado “Chincuete” que es de origen Olmeca y consiste en un huipil y una falda azul gruesa oscura, ceñida en la cintura por una faja roja. Es el más representativo del Estado de Morelos por su origen y sencillez, los habitantes de esta comunidad conservan características como la variante propia de lengua Náhuatl, se lee en el portal de Wikipedia.

En sus antecedentes históricos, Tetelcingo ha logrado evadirse de la trayectoria histórica sufrida por las otras comunidades indígenas y continúa siendo un pueblo náhuatl étnicamente vivo. Sus raíces pertenecen al reino de los Xochimilcas, que se adentraron en el actual estado de Morelos, fundando diversos asentamientos que más tarde se convirtieron en señoríos. Al sur de éstos se establecieron otras poblaciones del mismo origen, entre ellas los pueblos de Tzompanco y Xochimilcatzingo, de donde provienen los actuales pobladores de Tetelcingo.

En el siglo XV estos señoríos fueron del dominio Azteca formando parte de la provincia de Huaxtepec, pagando tributos con productos al Imperio. Después de la conquista pertenecieron a la Villa de Huaxtepec considerado por Hernán Cortés. En 1581 dependieron de la Corona.

Cuando los frailes dominicos llegaron a la región, los nativos fueron obligados a desalojar sus tierras y los localizaron en Xochimilcaltzingo. Durante 1603 y 1608 tuvo lugar la segunda serie de recongregaciones debido a que las órdenes religiosas codiciaban las tierras indígenas.

Los hacendados llegaron hasta Xochimilcatzingo y los indígenas llegaron a Tetelcingo. Trabajaban de peones en las haciendas de San Pedro Mártir y Calderón hasta los primeros años del siglo XIX y hasta 1914 quedaron sujetos al ingenio de Casasano.

Durante la Revolución en Tetelcingo entró el Ejército Federal, que hizo un reclutamiento forzado y masivo de la población masculina, que fue trasladada a lugares lejanos como Baja California y Quintana Roo. Más tarde los sobrevivientes y los desertores se unieron al Ejército Zapatista. Pero no lograron recuperar las tierras perdidas. La mitad de los terrenos del pueblo fueron convertidos en un fraccionamiento habitacional, contra la voluntad de los legítimos dueños.

La principal fiesta tradicional “religiosa” se celebra el tercer domingo de octubre en honor al Señor del Sacramento con las danzas de los morros Mexicanos, Los Santiagueros, las Pastoras, Los Vaqueritos, Los Gañanes, Danza Azteca y la Danza de las Bodas Xochitepec que se realizan en el atrio de la capilla de los Reyes, donde se encuentra la imagen del Señor del Sacramento.

La comida representativa del poblado son los tlacoyos de frijol, las gorditas de manteca, las chalupas, tlaxcales con base de elote, el mole rojo de guajolote, el mole verde de pipían, acompañado de tortillas hechas a mano y tamales de sal o frijol envueltos con hojas de milpa verde.

La artesanía de esta localidad son las jaulas para aves de tipo Morisco, actividad que les fue enseñada a los habitantes por el Presbítero Patricio Odilón, párroco de esta comunidad durante muchos años, también las fajas teñidas por si mismas de 30cm de ancho, de diversos colores tipo azul, morado y rojo.

Su lengua Nahuatl, es propia y distinta a otros lugares de Morelos, como apoyo al rescate de su lengua y a la preservación de sus tradiciones, costumbres y al conocimiento histórico de la comunidad el Instituto de Educación Básica en el Estado de Morelos (IEBEM), apoya la instrucción bilingüe en la escuela primaria de la comunidad mediante la implementación de un taller de lengua Nahuatl durante los primeros 4 grados de educación básica.

El Mösiehuali̱ es la variante del náhuatl o mexicano que se habla en el pueblo de Tetelcingo, Morelos, y sus colonias (colonia Cuauhtémoc y colonia Lázaro Cárdenas). Tetelcingo está situado a seis kilómetros al norte de Cuautla, Morelos.

La palabra sonido Mösiehuali̱ puede referirse a la lengua o a la persona que la habla. La idea común de los dos significados es que Mösiehuali̱ se refiere a lo indígena. Proviene de la palabra macehualli (māsēwalli), que en el náhuatl clásico significaba ‘vasallo, hombre del pueblo’. Se puede contrastar con castiya ‘el español’, o bien con sonido qui̱xtiöno ‘afuereño’ y xejnula ‘afuereña’. (Las tres palabras son préstamos del español: castiya de Castilla o castellano, qui̱xtiöno de cristiano, y xehnula de señora.)

El Mösiehuali̱ es único en el náhuatl por su sistema vocálico, que convierte la distinción de largo en otras distinciones fonéticas más audibles. Por lo tanto, ha llegado a ser un recurso importante para los que quieren investigar el largo vócalico en el náhuatl. También es notable en el Mösiehuali̱ el sistema extenso y flexible de honoríficos.

Es admirable cómo se ha conservado el Mösiehuali̱, aun cuando el mexicano en muchos otros pueblos de Morelos, incluso pueblos más remotos, se ha ido perdiendo. Actualmente, Tetelcingo y sus colonias quedan prácticamente dentro de la zona urbana de Cuautla, pero una proporción notable de la población sigue utilizando el Mösiehuali̱ en su vida cotidiana, y todavía hay algunas personas casi monolingües en Mösiehuali̱. Algunas de las mujeres todavía suelen usar el tradicional cuieyi̱tl o chincuete (prenda tradicional).

Junto con el idioma, en Tetelcingo se conservaron varias costumbres y prácticas de especial interés antropológico. Entre ellas estaba la construcción del bescomatl (o cuescomate) un tipo de troje o granero muy hermoso, con paredes sobreplomadas que impedían que las ratas o ardillas se metieran para comer el maíz almacenado.

Fuentes consultadas:

https://es.wikipedia.org/wiki/Tetelcingo

http://www.mexico.sil.org/es/lengua_cultura/nahuatl/mosiehuali-nhg

Fuente: Información proporcionada por el Departamento de Turismo de Cuautla, Morelos.

http://www.marcojuridico.morelos.gob.mx/archivos/constitucion/pdf/CONSTMOR.pdf

Nosotros decimos no a megaproyectos ecocidas.

El capitalismo depredador del medio ambiente ha ocasionado un terrible desastre en todo el mundo. El capitalismo envenena la tierra, el agua y el aire. El planeta no resiste más el tipo de desarrollo acelerado que está agotando las principales fuentes de materias primas. Las políticas neoextractivistas tienen un alto impacto ecológico y afectan sobre todo a las poblaciones rurales donde habitan la mayoría de los pueblos indígenas. Es en éste contexto donde se ubica el debate sobre los megaproyectos que se llevan a cabo en México. En el caso de la termoeléctrica de Huexca, el gobierno someterá a consulta, el 23 y 24 de este mes, la puesta en marcha de la termoeléctrica de la CFE, que fue construida sin preguntar a la población de Yecapixtla, Morelos, y con cuyo cierre, admitió el presidente Andrés Manuel López Obrador, “quedarían enterrados más de 20 mil millones de pesos y tendríamos que seguir comprando energía a más empresas particulares”. Manuel Bartlett Díaz, director de la CFE, afirmó que con la reforma energética la empresa pasó de generar 100% de la energía del país a 50%, y el resto fue entregado a firmas extranjeras. Además, denunció que en el mercado eléctrico la CFE no pudo competir en igualdad de condiciones. (La Jornada p. 5). Por su parte, diversas organizaciones y pueblos de Morelos, Puebla y Tlaxcala rechazaron la consulta del 23 y 24 de febrero que anunció López Obrador para definir si continúa o se cancela la termoeléctrica de Huexca, parte del Proyecto Integral Morelos (PIM), el cual incluye otra hidroeléctrica y un gasoducto. Pobladores de Huexca acusaron que la consulta “será amañada y a modo de la CFE”, tras asegurar que el Presidente no ha querido escuchar a los habitantes de las comunidades afectadas. (La Jornada p.5).

“Con un gasoducto que pasa por la zona de riesgo volcánico, porque pone en riesgo la salud del medio ambiente y de las poblaciones cercanas a la termoeléctrica, porque nuestros derechos como pueblos indígenas y a la libre determinación para decidir qué tipo de desarrollo queremos en nuestros territorios”, escribieron en una carta pública. Recalcaron en un comunicado que “la salud y la vida valen más que inversiones monetarias, aunque sean 25 mil millones”. El Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) informó que no hay garantías de seguridad por riesgo volcánico o robo de gas en el PIM.

Este peligro de contaminación ha sido reconocido por el Juzgado Sexto de Distrito en Morelos en el amparo 1823/2014, el cual otorgó en diciembre pasado la suspensión definitiva de la descarga de aguas contaminadas de la termoeléctrica sobre el Río Cuautla. Ello con motivo que los peritos en materia ambiental de la Procuraduría General de la República determinaron que, en la Manifestación de Impacto Ambiental de la termoeléctrica:

“… no explican cuales sustancias contendrá el agua de descarga proveniente de las torres de enfriamiento, tampoco la temperatura de descarga. La temperatura es un regulador primario de los procesos naturales dentro de los ambientes acuáticos. Además de afectar la velocidad de las reacciones químicas, gobierna la fisiología de los organismos y actúa directa o indirectamente en combinación con otros constituyentes de la calidad del agua, afectando la vida acuática con cada cambio. La temperatura del agua controla el desove y la incubación, regula la actividad y estimula o suprime el crecimiento; puede ser mortal para la vida acuática si el cambio de temperatura (calentamiento o enfriamiento) es repentino. Los desechos calientes, cuando son descargados al ambiente acuático, elevan la temperatura del agua de dilución disponible. A medida que la temperatura se incrementa, la solubilidad del oxígeno disminuye. Además, la actividad biológica acelerada impone una mayor demanda de oxígeno. El resultado neto es una disminución en el nivel de oxígeno disuelto (OD) que puede alcanzar niveles críticos… Por lo anterior no queda claro con qué medidas de mitigación se favorecerá la presencia de fauna acuática, tomando en cuenta que dependiendo de una situación geográfica, la temperatura media anual del agua residual varía entre 10 y 21.1ºC, con un valor representativo de 15.6º C.

… se determina que el funcionamiento representa un riesgo en cuanto a la que se refiere a la descarga de aguas residuales… ya que no se presenta ningún estudio del impacto ocasionado por dichas descargas, tampoco información alguna a las sustancias que contendrá dicha descarga y la temperatura de la misma…”

Sin embargo el problema no solo es la contaminación del agua que provocará la termoeléctrica sobre el Río Cuautla, sino el despojo del agua a los ejidatarios, la contaminación del aire y los cultivos agrícolas, la generación de lluvia ácida, la industrialización que provocará el proyecto y la falta de seguridad de un gasoducto en zona de riesgo volcánico y sísmico, la cual ha sido ya señalada por diversas instituciones como el CENAPRED, CUPREDER y CNDH en la Recomendación 003/2018.

El panorama no será fácil de resolver cuando, de acuerdo con el Convenio 169 de la OIT las consultas se deben hacer de manera previa, libre e informada, antes de aprobarse cualquier proyecto, lo cual evidentemente no se llevó a cabo.  Hoy más que nunca se requiere cambiar las políticas neoliberales y capitalistas que tanto daño han causado a la población trabajadora y en este caso a los pueblos indígenas y comunidades campesinas de la región que están tratando de recuperar la profundidad del pensamiento y la práctica de Emiliano Zapata precisamente en el centenario de su asesinato.

Territorio, ecología y reproducción social

Morelos es un estado de abundantes recursos hidrológicos, todo su sistema hidrográfico se integra por afluentes de los ríos Amacuzac y Nexapa que forman el río Balsas. Sus principales ríos son Tenango, Chinameca, Yautepec, Xochiltepec, Tembembe, Chalma y Amacuzac. Hay lagos como el de Tequesquitengo y el Rodeo. El estado cuenta con un subsuelo rico en manantiales y agua artesiana que forman ríos subterráneos como el que atraviesa las grutas de Cacahuamilpa, y forman los balnearios de Agua Hedionda, el Almear, Atotonilco, Palo Bolero, Las Estacas y Tehuixtla.

En los pueblos nahuas de Morelos la principal actividad económica es la agricultura para la cual se emplean varios agroquímicos. En Hueyapan, con una población de 6 500 habitantes, se practica la agricultura que se destina para el autoconsumo (maíz y frijol) y para el comercio (hortalizas y frutas como pera, durazno, tejocote, aguacate y membrillo); el principal problema productivo que tienen es que los árboles ya son viejos y muchos de ellos están infestados de plaga. Los terrenos agrícolas y los pastizales son de propiedad ejidal, comunal o pequeñas propiedades. Otras actividades económicas importantes son la elaboración de artesanías textiles, de muebles y el pequeño comercio que abastece de lo indispensable a la región.

En Tetelcingo la mayoría de la población se dedica al trabajo agrícola. Para esto el ejido cuenta con unas 1 555 ha de las cuales 146 son de riego y las otras de temporal; además, existen muchas pequeñas parcelas de propiedad privada que suman unas 160 ha en total. Una tercera parte de la tierra la ocupan en el cultivo del maíz, el resto la dedican a cultivos comerciales, siembran caña y hortalizas principalmente. La comercialización se hace de manera directa en los mercados de Cuautla, Cuernavaca o de la ciudad de México. La ganadería es de traspatio y se crían sobre todo aves y borregos.

Santa Catarina  desempeña actividades agropecuarias. Los terrenos son comunales y pertenecen al municipio de Tepoztlán. Las tierras son de temporal y se destinan a la siembra del maíz y frijol para el autoconsumo. Para el comercio cultivan jitomate, calabaza, chile y hortalizas.

La principal actividad económica de Cuentepec es la agricultura y la ganadería. La agricultura es de temporal de corte tradicional; el principal cultivo es el maíz combinado con frijol y cacahuate; en las pequeñas vegas del río se siembran hortalizas. La propiedad de la tierra es comunal y ejidal.

Entre los meses de octubre y diciembre la mayoría de la población se dedica a la recolección de escoba y palma, las cuales venden en Cuernavaca o a intermediarios que llegan hasta Cuentepec.

Los principales cultivos en Xoxocotla son la caña de azúcar, el maíz y el cacahuate. Se trabaja con una tecnología mecanizada, combinada con tracción animal. La ganadería porcina es de traspatio; sólo hay una granja ejidal que funciona con el trabajo colectivo de sus socios y genera ganancias. La comercialización de la producción agrícola para el caso del maíz excedente se realiza con los acaparadores de la región; el cacahuate es comprado por una cooperativa y algunas empresas locales. La caña de azúcar se procesa en el ingenio de Zacatepec.

 

DEFENDER EL TEXCAL COMO RESERVA ECOLOGICA.

Comuneros de Santa Catarina, Tepoztlán, se dirigieron al gobierno de López Obrador para solicitar su intervención urgente para ordenen a las dependencias correspondientes, tomar todas las medidas pertinentes a fin de que se defienda la Reserva Ecológica de El Texcal y el Parque Nacional El Tepozteco, que forman parte de las tierras comunales que hemos protegido y cuidado durante muchos años, porque para nuestro pueblo la tierra no se vende, se ama y se defiende.

En su escrito, entregado en Palacio Nacional en febrero de 2019, señalan: “ La comunidad indígena de Santa Catarina, Tepoztlán, hemos mantenido una tradición de preservación de nuestro patrimonio cultural y recursos naturales, haciendo posible la protección de una extensa zona boscosa ubicada al norte de la entidad morelense, conteniendo el crecimiento anárquico del desarrollo urbano, a través de la defensa colectiva de la tierra comunal.

Por Resolución presidencial del 14 de noviembre de 1929, las 23 mil hectáreas de dotación a Tepoztlán se rigen por el sistema de bienes comunales. Asímismo, existen Decretos emitidos por la Presidencia de la República que establece que dichos terrenos forman parte del corredor biológico de flora y fauna del Ajusco-Chichinautzin y de la Reserva Ecológica “El Texcal”. Estos terrenos son vitales para la captación de agua pluvial que alimenta las reservas acuíferas del Valle de Cuernavaca.

En el año de 1992 se realizó la reforma al artículo 27 de la Constitución General y su ley reglamentaria en el sentido de cambiar el régimen de propiedad ejidal y comunal a propiedad privada, lo que significó un cambio profundo del sentido social de ese artículo producto de las más importantes demandas de la revolución mexicana de 1910.

A partir de ese periodo, lucradores de la tierra empezaron a encontrar argumentos jurídicos para fraccionar terrenos ejidales y comunales del territorio de los pueblos originarios de estas tierras, sin embargo la misma ley agraria establece que para cambiar el régimen social de la tierra es necesario que en asamblea donde se encuentren reunidos la mayoría de los comuneros o ejidatarios, ante la presencia un representante de la procuraduría agraria, y ante votación mayoritaria se decida el cambio de régimen, de lo contrario la tierra sigue cumpliendo su carácter social.

La comunidad de Santa Catarina hemos resuelto mediante asamblea general la defensa de la Reserva Ecológica de El Texcal.

La comunidad de Santa Catarina, municipio de Tepoztlán, en virtud de su colindancia con los municipios de Cuernavaca y Jiutepec, se muestra como un jugoso negocio para especuladores de bienes y raíces al abrirse las puertas del “comercio libre de la tierra”. Por eso, desde el 23 de mayo del año 2000, interpusimos oficios solicitando una respuesta del gobierno para asumir el compromiso de intervenir para impedir la destrucción de El Texcal que pertenece a la reserva ecológica, según el decreto firmado por el entonces Presidente de la República Lázaro Cárdenas del Río, del día viernes 22 de enero de 1937.

En Santa Catarina se tiene una tradición de lucha en defensa de las tierras, y por eso hemos logrado preservar la mayor parte de nuestras tierras comunales sin que pase a manos privadas. Se defiende el bosque y el área de reserva ecológica de El Texcal, que es una zona vital para la captación de agua de lluvia que alimenta al valle de Cuernavaca.

Desde el Ajusco al Chichinautzin es Parque Nacional el Tepozteco y la reserva ecológica desde la mojonera de Apantongo en línea recta hasta llegar a la mojonera de Acolapa. Este fue decretado el día viernes 22 de enero de 1937 por don Lázaro Cárdenas del Río y el segundo, por decreto del día 3 de mayo de 1988, por Miguel de la Madrid  Hurtado.

En esta Área de protección de la Flora y Fauna Silvestres del Parque Nacional El Tepozteco, publicada en el Diario Oficial de la Federación, está prohibido el cambio de uso de suelo, asentamientos humanos, cacería y cualquier otro tipo de aprovechamiento de recursos naturales o realización de obras sin la autorización correspondiente otorgada por la SEMARNAP. Establece que las sanciones deberán aplicarse según los artículos 170, 171 y 172 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente.

Sin embargo, esto no se hace cumplir, a pesar de que desde el 27 de octubre de 1998 tenemos firmada una serie de minutas con acuerdos interinstitucionales con la SEMARNAP, PROFEPA, SEDAM, INE Ayuntamiento de Tepoztlán y comuneros, pero no se respetan.

En el Texcal se está cometiendo una verdadera devastación ecológica, y para poner un alto a esta situación, exigimos que las autoridades estatales y federales cumplan lo establecido en el artículo 4º. Constitucional y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, que dice en su artículo 2: “Los gobierno deberán asumir la responsabilidad de desarrollar, con la participación de los pueblos interesados, una acción coordinada y sistemática con miras a proteger los derechos de esos pueblos y a garantizar el respeto de su integridad” y en su artículo 13: “Al aplicar las disposiciones de esta parte del Convenio, los gobierno deberán respetar la importancia especial que para las culturas y valores espirituales de los pueblos interesados reviste su relación con las tierras o territorios, o con ambos, según los casos, que ocupan o utilizan de alguna otra manera, y en particular, los aspectos colectivos de esa relación” y claramente en el artículo 18: “La Ley deberá prever sanciones apropiadas contra toda intrusión no autorizada en las tierras de los pueblos interesados o todo uso no autorizado de las mismas por personas ajenas a ellos, y los gobiernos deberán tomar medidas para impedir tales infracciones”.

Por todo lo anterior, como hemos sostenido en documentos anteriores entregados a las autoridades estatales y federales, exigimos que se adopten todas las medidas para proteger El Texcal, que se elabore un programa de defensa y manejo sustentable por los pueblos indígenas, lo que implica el reconocimiento de nuestra autonomía como pueblo indígena.

Solo de esta manera se podrá preservar El Texcal para el beneficio de toda la población morelense que se abastece del agua captada en esta región que es vital para cerca de la mitad de todos los habitantes del estado de Morelos.

Este documento estuvo precedido por la Acción Urgente, demandando  Justicia para representantes comunales de Santa Catarina, Tepoztlán, Morelos ante agresión a balazos., enviada desde la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos ante la denuncia que nos hicieron llegar comuneros de Santa Catarina, municipio de Tepoztlán, Morelos.

La Comunidad indígena de Santa Catarina, Tepoztlán, Morelos, se encuentra conmocionada por al artero ataque a balazos que sufrieron los representantes de Bienes Comunales en sus oficinas a manos de una persona que les disparó y dejó con heridas a Catalino Santiago Salazar y a Mauricio Franco Sánchez, Presidente y Secretario, quienes recibieron tres balazos cada uno y se encuentran en el Hospital G. Parres de Cuernavaca, donde hasta el momento se encuentran siendo atendidos y en espera de ver cómo evoluciona su estado de salud.

Este artero ataque criminal fue cometido por una persona de nombre Darío N, quien llegó a las oficinas de la representación de Bienes Comunales de Santa Catarina, a solicitar la expedición de una constancia de posesión de un terreno que asegura haber comprado en terrenos del área protegida de El Texcal, por lo que se le informó que no se podía extender dicha constancia por tratarse un lugar de reserva ecológica, por lo que su reacción fue sacar una pistola que ya llevaba oculta en un morral donde aparentaba llevar documentos y disparar a corta distancia del presidente y el secretario de Bienes Comunales, como quedó asentado en la Carpeta de Investigación HG01/512/2018 ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de Morelos. Inmediatamente se le impidió huir y se le sometió por parte del resto de integrantes del comisariado de bienes comunales y se le entregó a elementos de la policía municipal a quienes se les dio inmediato aviso y los heridos fueron trasladados en una ambulancia al Hospital Civil de Cuernavaca “José G. Parres”, siendo las 8:10 de la noche del 2 de julio de 2018.

Estos hechos ocurren luego de que se ha estado denunciando la invasión de tierras comunales ubicadas en el área de reserva ecológica de El Texcal por parte de los representantes de bienes comunales, sin que hasta el momento se hayan tomado las medidas pertinentes por parte de las autoridades, lo que pone en riesgo la vida y la integridad de quienes defienden la tierra comunal ante invasores y vende tierras.

El pueblo de Santa Catarina ha trabajado en la defensa de la tierra, el territorio, la lengua y los derechos de los pueblos indígenas, desde que la asamblea del pueblo decidió defender El Texcal y oponerse a las invasiones que han destruido gran parte de la reserva ecológica donde se asienta la laguna de Hueyapan.  Al mismo tiempo participamos en la lucha contra la construcción del Club de Golf en Tepoztlán. Así mismo, durante décadas participamos de la defensa de las tierras comunales, sobre todo a partir del Decreto de Expropiación que dio origen en 1962 a la construcción de CIVAC en terrenos donde manteníamos un litigio con la comunidad de Tejalpa, en un polígono que va de Acolapa a Acolala y Tetenco y que representan más de 3 mil Hectáreas,  ya que nuestro Decreto de 1939 establecía que dichos terrenos pertenecían a Tepoztlán y el Amparo de 1942 favorecía a Tejalpa, por lo que nos opusimos a que CIVAC se extendiera a los terrenos colindantes y en 1975 nuestra comunidad tuvo que movilizarse para defender esas tierras comunales.

Por todo lo anterior, no podemos permanecer sin exigir que se defienda la tierra comunal frente a las invasiones y a la destrucción ecológica de una gran cantidad de hectáreas en las colindancias con El Texcal, en el polígono que se ubica entre Milpillas, Tetenco y Acolala, por lo que reiteramos nuestra exigencia al Gobierno del Estado de Morelos tomar todas las medidas para su protección y defensa, antes de que sean arrasadas todas nuestras tierras comunales.

 Por todo lo anterior se solicitó al Gobernador del Estado de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu y al Fiscal General de Justicia Uriel Carmona Gándara, que la Fiscalía general de Justicia de Morelos integre adecuadamente la carpeta de Investigación HG01/512/2018 por el homicidio en grado de tentativa cometido por Darío N en contra de nuestros compañeros Catalino Santiago Salazar y Mauricio Franco Sánchez, de tal manera que haya justicia y no quede éste acto criminal en la impunidad.

Que el gobierno a través de las instancias correspondientes tome las medidas de protección y seguridad para la comunidad indígena de Santa Catarina y se den garantías para el trabajo que llevan a cabo los representantes de Bienes Comunales.

Que el gobierno del estado en coordinación con el gobierno federal lleve a cabo todas las acciones jurídicas y legales correspondientes a la defensa plena de las tierras comunales de Santa Catarina en el área colindante con la zona de reserva ecológica de El Texcal, pertenecientes al Parque Nacional el tepozteco y al corredor ecológico de flora y fauna del Ajusco al Chichinautzin.

 

La tierra no se vende, se ama y se defiende.

La tierra no se vende, se ama y se defiende. Esta consigna nació en Santa Catarina, Tepoztlán, Morelos, durante una asamblea de comuneros que elaboraban una manta en solidaridad con la lucha en Atenco contra la construcción del aeropuerto durante el gobierno de Fox. Se hizo la consigna después de reflexionar sobre la lucha zapatista del EZLN en Chiapas, la construcción del Congreso Nacional Indígena y la lucha contra el Club de Golf en Tepoztlán, tomando como referencia la consigna de tierra y libertad y la tierra debe ser para quien la trabaja surgida en tierras zapatistas morelenses durante la revolución mexicana. Actualmente esta consigna se ha generalizado en la defensa de la tierra, del agua, del territorio y de los bienes comunes, en todo el país.

Santa Catarina es una comunidad nahua que defiende sus raíces y ha luchado contra los megaproyectos que excluyen a los pueblos y son beneficiosos únicamente para el desarrollo capitalista y la urbanización salvaje que destruye el medio ambiente, los bosques y contamina el agua sin importar que disminuya la calidad de vida de la población. Actualmente hay una lucha en defensa del área estatal de reserva ecológica de El Texcal, que está comprendida dentro del territorio definido por los decretos presidenciales del Corredor Biológico de Flora y Fauna del Ajusco al Chichinautzin de 1989 y del Parque Nacional El Tepozteco de 1939. Esta área ha sido invadida y se pone en riesgo la selva baja caducifolea como los mantos freáticos de recarga acuífera en torno a la laguna de Hueyapan que surte de agua potable a miles de personas de los municipios de Jiutepec y Zapata entre otros.

El pueblo de Santa Catarina ha trabajado en la defensa de la tierra, el territorio, la lengua y los derechos de los pueblos indígenas durante décadas, sobre todo a partir del Decreto de Expropiación que dio origen en 1962 a la construcción de CIVAC en terrenos donde manteníamos un litigio con la comunidad de Tejalpa, en un polígono que va de Acolapa a Acolala y Tetenco y que representan más de 3 mil Hectáreas,  ya que el Decreto de 1939 establecía que dichos terrenos pertenecían a Tepoztlán y el Amparo de 1942 favorecía a Tejalpa, por lo que se opusieron a que CIVAC se extendiera a los terrenos colindantes y en 1975 la comunidad tuvo que movilizarse para defender esas tierras comunales.

Las invasiones continúan y se aceleraron posteriormente a la construcción del fraccionamiento de la Unidad Habitacional de Acolapa, a pesar de las advertencias que es una zona altamente inundable y que año con año padecen sus habitantes, muchos de los cuales han sufrido las consecuencias del sismo del 19 de septiembre por que sus viviendas fueron construidas con engaños por empresarios que no les importa garantizar sus derechos.

Desde ése período, a principios de los años 90s, la comunidad de Santa Catarina ha dado la lucha y ha sufrido la represión, agresión y persecución a sus dirigentes comunales, quienes han tenido que permanecer en prisión injustamente hasta por 15 meses como ocurrió con Mauricio Franco en 1994-1996. También otros representantes como Don Fernando Guerrero Luna, han estado con órdenes de aprehensión por defender la tierra.

Actualmente la Comunidad indígena de Santa Catarina, Tepoztlán, Morelos, se encuentra conmocionada por al artero ataque a balazos que sufrieron los representantes de Bienes Comunales en sus oficinas a manos de una persona que les disparó y dejó con heridas a Catalino Santiago Salazar y a Mauricio Franco Sánchez, Presidente y Secretario, quienes recibieron tres balazos cada uno y fueron atendidos en el Hospital G. Parres de Cuernavaca, donde afortunadamente mejoró su estado de salud por la inmediata intervención del personal de salud.

Este artero ataque criminal fue cometido por una persona quien llegó a las oficinas de la representación de Bienes Comunales de Santa Catarina, a solicitar la expedición de una constancia de posesión de un terreno que asegura haber comprado en terrenos del área protegida de El Texcal, por lo que se le informó que no se podía extender dicha constancia por tratarse un lugar de reserva ecológica, por lo que su reacción fue sacar una pistola que ya llevaba oculta en un morral donde aparentaba llevar documentos y disparar a corta distancia del presidente y el secretario de Bienes Comunales, como quedó asentado en la Carpeta de Investigación HG01/512/2018 ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de Morelos. Inmediatamente se le impidió huir y se le sometió por parte del resto de integrantes del comisariado de bienes comunales y se le entregó a elementos de la policía municipal a quienes se les dio inmediato aviso y los heridos fueron trasladados en una ambulancia al Hospital Civil de Cuernavaca “José G. Parres”, siendo las 8:10 de la noche del 2 de julio de 2018.

Estos hechos ocurren luego de que se ha estado denunciando la invasión de tierras comunales ubicadas en el área de reserva ecológica de El Texcal por parte de los representantes de bienes comunales, sin que hasta el momento se hayan tomado las medidas pertinentes por parte de las autoridades, lo que pone en riesgo la vida y la integridad de quienes defienden la tierra comunal ante invasores y vende tierras.

Por todo lo anterior, no podemos permanecer sin exigir que se defienda la tierra comunal frente a las invasiones y a la destrucción ecológica de una gran cantidad de hectáreas en las colindancias con El Texcal, en el polígono que se ubica entre Milpillas, Tetenco y Acolala, por lo que se ha exigido al Gobierno del Estado de Morelos tomar todas las medidas para su protección y defensa, antes de que sean arrasadas todas estas tierras comunales. Es urgente que la Fiscalía general de Justicia de Morelos integre adecuadamente la carpeta de Investigación HG01/512/2018 por el homicidio en grado de tentativa cometido por Darío “N” en contra de nuestros compañeros Catalino Santiago Salazar y Mauricio Franco Sánchez, de tal manera que haya justicia y no quede éste acto criminal en la impunidad. Que el gobierno a través de las instancias correspondientes tome las medidas de protección y seguridad para la comunidad indígena de Santa Catarina y se den garantías para el trabajo que llevan a cabo los representantes de Bienes Comunales y que el Gobierno del estado en coordinación con el Gobierno Federal lleve a cabo todas las acciones jurídicas y legales correspondientes a la defensa plena de las tierras comunales de Santa Catarina en el área colindante con la zona de reserva ecológica de El Texcal, pertenecientes al parque nacional El Tepozteco y al corredor ecológico de flora y fauna del Ajusco al Chichinautzin.

En documento dirigido al Gobernador de Morelosen ése entonces Graco Luis Ramirez Garrido Abreu, se le actualizó la información que le hicimos entrega en oficio titulado: “Justicia para representantes comunales de Santa Catarina, Tepoztlán, Morelos ante agresión a balazos”. Nos hemos reunido con el Fiscal General de Justicia del Estado, donde se nos ha informado que el agresor “Darío N” que estuvo a punto de privar de la vida a nuestros representantes de bienes comunales, se encuentra libre, a pesar de haber sido detenido en flagrancia por nuestros propios compañeros que arriesgando su vida lograron someterlo y entregarlo a la policía de Tepoztlán perteneciente al Mando Unico. Se ha argumentado por el Fiscal General de Justicia del estado, que la Jueza de Control de procesos determinó que la detención había sido ilegal, ya que según su dicho, la policía de Mando único remitió a Dario “N” a la Torre Morelos de la Secretaría de Seguridad Pública y lo puso a disposición del Ministerio Público posteriormente a las 3 horas que marca la ley para determinar la detención en flagrancia. O se trata de una negligencia o irresponsabilidad del mando Unico y muestra a la vez las deficiencias de la Fiscalía para fincarle cargos a quien comete un ilícito.

El motivo de la presente es elevar nuestra más enérgica protesta por la falta de aplicación de los protocolos de detención por parte de la policía de Mando Unico que depende del Comisionado de Seguridad Alberto Capella Ibarra, ya que resultaron incapaces de realizar adecuadamente su trabajo, cuando no fueron ellos los que detuvieron al agresor sino que fue la propia comunidad la que lo detuvo y se los entregó con la evidencia del arma homicida, cuando es sabido por usted que resulta sumamente difícil evitar que el dolor y la indignación social de la comunidad no se exprese en actos directos contra el agresor, sin embargo tanto familiares como representantes e integrantes de la comunidad asumimos que la puesta a disposición de las autoridades era lo que legalmente procedía para que se hiciera justicia y no prevalezca la impunidad. El resultado es totalmente contrario a lo esperado de nuestras autoridades, ya que ahora el criminal en grado de tentativa se encuentra libre y con la posibilidad de que continúe agrediendo y poniendo en riesgo la vida de quienes impedimos que cumpliera su cometido de privar de la vida a nuestro presidente y secretario de bienes comunales.

De igual manera le externamos al Fiscal que no entendíamos la razón de que habiendo sido detenido en flagrancia el sujeto se encontrara libre, sin que el Agente del Ministerio Público tomara las medidas pertinentes para lograr que se establecieran las medidas cautelares de prisión preventiva para evitar que el sujeto evada la acción de la justicia y siguiera cometiendo otros delitos al saberse impune.

Nuestra incredulidad en la falta de aplicación de la elemental justicia por parte de policías, agentes del Ministerio Público y Jueces, es del tamaño de la indignación que significa ver como día a día nos amenazan, intimidan, agreden e intentan asesinar, por el hecho de cumplir con nuestro deber de cumplir con el mandato de nuestra asamblea general de comuneros de defender la tierra y vigilar que se respete el área natural protegida del Texcal que, tristemente, se destruye cotidianamente por la acción de invasores, vende tierras y traficantes de todo tipo que dañan el territorio, y el medio ambiente, cuando estamos convencidos de que la tierra no se vende, se ama y se defiende.

Por todo lo anterior, como se lo informamos en el documento donde solicitamos una audiencia con usted para abordar la solución de fondo de la situación que se guarda en El Texcal, le reiteramos nuestra petición de ser recibidos en comisión por parte de usted y de los funcionarios que hasta el momento no han cumplido con lo que les mandata la ley.

Derechos indígenas y lucha anticapitalista

Defender los derechos de los pueblos indígenas implica reconocer que hay vías de desarrollo distintas a la que impone el capitalismo. El capitalismo llega a todas partes chorreando sangre, como describe Marx en el capítulo de la acumulación originaria del capital en su obra de la economía política. El despojo de las tierras y territorios está en la base de la separación de los productores con los medios de producción, la división de la sociedad en clases y la explotación de la mano de obra. Ante las políticas extractivistas y ecocidas que se aplican por los gobiernos en todos los rincones del planeta, la resistencia  de los pueblos indígenas es fundamental para impedir que continúe la devastación ambiental. Lo que está en juego es la posibilidad de sobrevivencia de la especie humana ante la barbarie en curso. El tren maya es un proyecto de un cierto tipo de desarrollo turístico que no ha sido sometido a consulta entre las comunidades indigenas de la región, como establece el Convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas. El impacto ecologico en la selva y la península ha sido denunciado por pueblos y estudiosos, no solo por los zapatistas.

A 25 años del levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, no están solos, la lucha por construir una alternativa anticapitalista no será tan fácil, lo sabemos por experiencia propia, requiere mucha capacidad de organización y resistencia, pensamiento critico, precisar estrategias y tácticas frente a otras fuerzas políticas para establecer alianzas y acuerdos para superar aislamiento y sectarismo, seguir fortaleciendo autonomía y libre determinación frente a megaproyectos ecocidas, a la hora del balance aquí seguimos.

Lejos de las descalificaciones al zapatismo, es necesario destacar lo que significa su lucha y resistencia, como apunta Edgard Sánchez, del PRT en un posicionamiento al respecto: “tomamos posición oponiéndonos a la típica política socialiberal de los gobiernos “progresistas” que sostienen el extractivismo como regla y pasando para ello por el despojo y división de los pueblos indígenas. Esto es lo que significa el proyecto del Tren Maya y el Transítsmico (reedicion del Plan Puebla Panamá cuyos intereses son los de Alfonso Romo, el Jefe de Gabinete, así como otros sectores burgueses de dentro y fuera del nuevo gobierno). Estos proyectos, además coinciden con el interés del imperialismo yanqui y el gobierno de Trump, de correr la frontera con EU mas al sur, hasta el Istmo, levantar prácticamente hasta allá el Muro, o la cortina o filtro como le llama AMLO, con la excusa de ofrecer trabajo, mano de obra barata, de modo que mexicanos y centroamericanos no tengan que ir a EU. El papel de policía fronterizo bajando la frontera como hace el imperialismo europeo también con las naciones de entrada o de paso para el éxodo de refugiados y migrantes. No es el EZLN el que busca dividir a los explotados al organizar la resistencia contra los megaproyectos neoliberales del nuevo gobierno. Esos megaproyectos implican dividir a las comunidades y por tanto a los explotados” y concluye señalando que: “Compartimos la oposición a los megaproyectos extractivistas y neoliberales. Y nuestra oposición y argumentos no son los de la derecha sino desde la izquierda anticapitalista y del interés de los pueblos y comunidades indígenas. Así hay que seguir en todas las luchas: mostrando y proponiendo una crítica y oposición desde la izquierda, independiente del gobierno y no dejando el campo abierto a la demagogia de la derecha.”

Los pueblos indígenas de Morelos han luchado por su autonomía y libre determinación desde hace muchos años. Compartimos la alegría de compañeras y compañeros de Hueyapan, Xococotla, Coatetelco y Tetelcingo por los avances logrados en el reconocimiento a sus derechos. Sabemos que hay diversas opiniones y valoraciones sobre la ley que regula la creación de municipios indígenas. Vemos con preocupación el efecto que agudiza contradicciones y divisiones internas. No es fácil preservar las formas comunitarias y tomar decisiones colectivas en asambleas. Pero es claro que dista mucho lo que hoy ocurre en Xoxocotla, con todo y la división interna, a lo que lamentabamos un 22 de enero de 1989 con la masacre cometida por policías estatales. También en Coatetelco escuchamos voces de lucha con quienes compartimos la defensa de la tierra desde los años 70s y hoy asumen nuevas responsabilidades en el Consejo Indígena. En Hueyapan nos dicen que les duele la división, pero ven la culminación de la iniciativa de ley indígena que se elaboró y presentó en 1996 ante el Congreso del Estado, con el apoyo de la Comisión Independiente de Derechos Humanos. Tal vez Tetelcingo es el que fundamentó mas la necesidad del municipio autónomo, y al tocar intereses económicos de grupos de poder de Cuautla, ha encontrado mas resistencias a reconocer su derecho a la libre determinación, hasta que se resuelva la controversia constitucional. La lucha por plenos derechos indígenas continuara en Morelos hasta su pleno reconocimiento. Hasta la victoria.

Notas y referencias bibliográficas.

Etnografía de los nahuas de Morelos. | INPI | Instituto Nacional de los …

https://www.gob.mx/inpi/articulos/etnografia-de-los-nahuas-de-morelos

27 sep. 2017 – Los pueblos indígenas de Morelos se encuentran dispersos en cerca de 16 municipios y son alrededor de 35 las comunidades nahuas que se …

Día Internacional de los Pueblos Indígenas | Instituto de la Mujer para …

imem.morelos.gob.mx/noticia/dia-internacional-de-los-pueblos-indigenas

Participa el IMEM en la conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas MORELOSes un Estado Pluricultural que apoya a los pueblos …

[DOC]

LeyPueblosIndígenas – Morelos

marcojuridico.morelos.gob.mx/archivos/leyes/word/LINDIGENAEM.doc

… de los Derechos y Cultura Indígena del Estado de Morelos; con esa misma fecha, …. Los Pueblos Indígenas de Morelos se encuentran dispersos en diversos … Las lenguas que principalmente habla la población indígena en Morelos son …

Pueblos y Comunidades Indígenas – Marco Normativo | Comisión …

www.cndh.org.mx/Indigenas_Marco_Normativo

Ley de Derechos de los Pueblos Indígenas del Estado de Chihuahua … Morelos. Ley de Fomento y Desarrollo de los Derechos y Cultura de las Comunidades y …

¿Sabías que las comunidades indígenas en Morelos pueden regirse …

https://masdemorelos.masdemx.com/…/morelos-usos-y-costumbres-comunidades-indi…

4 dic. 2017 – Morelos es un estado donde la diversidad es abrazada y reconocida. … Esta ley indica que los indígenas tienen derecho sobre sus tierras; …

derechos pueblos indigenas | Comisión Independiente de Derechos …

https://cidhmorelos.wordpress.com/category/derechos-pueblos-indigenas/

4 jul. 2018 – Entradas sobre derechos pueblos indigenas escritas por … Desde la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos les …

Visitaste esta página el 11/07/18.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s