Después del Primero de Mayo a fortalecer la lucha independiente.

 

Este Primero de Mayo de 2019 fue una demostración masiva de la clase trabajadora luchando por hacer realidad la libertad y democracia sindical, la recuperación de nuestro salario, la estabilidad en el empleo, el fin de la precariedad laboral y dejar atrás verdaderamente la larga noche neoliberal, por lo tanto, movilizados combativamente sin faltar a la tradición de las luchas históricas de la clase obrera.

La Reforma Laboral promete mayor justicia laboral, libertad y democracia. Recordamos en primer lugar, que si hoy es posible avanzar en la vigencia de estos derechos fundamentales no es por gracia del gobierno, el congreso o presiones externas, sino producto de décadas de lucha de las organizaciones independientes de los trabajadores, y solamente el fortalecimiento de las mismas puede garantizar que se lleve a la realidad. Una cosa es cierta, a mayor democracia en nuestras organizaciones sindicales y cooperativas aseguramos mejores condiciones de vida y trabajo. Los sindicatos con vida democrática donde priva el asambleísmo y la elección democrática de sus dirigentes logran siempre conquistar innegables avances en la contratación colectiva y sus ingresos económicos. Por su parte las prácticas democráticas en las cooperativas han generado una administración transparente, que promueve procesos de rendición de cuentas en beneficio de los socios cooperativistas. La fuerza de trabajo de los mexicanos resultó en el periodo neoliberal la segunda más barata del mundo como estímulo para la inversión extranjera. Durante los últimos 30 años, los ataques a los sindicatos democráticos y su contratación colectiva anticiparon siempre la privatización de decenas de empresas públicas y las principales áreas estratégicas de nuestra economía mediante sucesivas reformas estructurales que terminaron despojando a los mexicanos, trabajadores, cooperativistas, comunidades campesinas y pueblos originarios de sus derechos económicos y sociales.

El ciclo neoliberal no está roto. Aún prevalecen los intereses de la oligarquía en la definición de las políticas públicas del nuevo gobierno, con todo y que se están instrumentando una serie de programas sociales asistenciales que más parecen compensar la concentración de la riqueza en pocas manos que desmantelar las estructuras de poder económico y político impuestas por los neoliberales.

Actualmente millones de trabajadores están maniatados por la indefensión al no contar con una organización de lucha que en la práctica responda a sus intereses. Los trabajadores y las trabajadoras solo tenemos como garantía para el respeto de los derechos, nuestra fuerza, unidad y capacidad de movilización.
Antes del comienzo del nuevo gobierno se habían sembrado al seno del pueblo infinitas esperanzas de que las cosas mejorarían para la clase trabajadora. Sin embargo, los recortes al gasto público han significado el despido masivo de miles de trabajadores al servicio del Estado, mientras que al incremento a los salarios contractuales se les sigue aplicando un tope salarial, en particular para las universidades públicas a las que se le impuso un tope del 3.35%, lo que hizo estallar más de media docena de huelgas; la más prolongada es la de los compañeros del SITUAM que concluyó luego de 92 días. Lo mismo ocurrió con la huelga que duró 48 días en el Instituto de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, donde finalmente el SIIINIFAP logró que se firmaran acuerdos que garantizan recursos para la investigación que beneficien el campo para defender la soberanía alimentaria.
Por todo ello, luego del Primero de Mayo, las organizaciones del Pacto Morelos por la Soberanía se manifiesta a favor de la unidad de las distintas expresiones del sindicalismo democrático y llama a la realización de una gran Convención Nacional Democrática de los Trabajadores que bajo un solo programa de acción nos permita protagonizar la verdadera transformación que demanda el país.

Nos manifestamos en contra de la violencia y discriminación de género y por un alto definitivo a la ola de feminicidios que azota al país. Así mismo, expresamos nuestra solidaridad internacional con los pueblos hermanos que resisten la ofensiva imperialista de los Estados Unidos especialmente los pueblos de Venezuela, Brasil y Cuba. Llamamos al boicot de las empresas CEMEX, Driscolls, Andrews y Williamson´s que se niegan a firmar contrato colectivo de trabajo con los jornaleros agrícolas de San Quintín, Baja California. Extendemos nuestra solidaridad incondicional con el movimiento 20/32 de la Ciudad de Matamoros, Tamaulipas; saludamos los triunfos de las huelgas del SITUAM y el SIIINIFAP, y llamamos a todas y todos los trabajadores del país a recuperar, para luchar, a nuestras organizaciones sindicales en manos de los patrones y el charrismo sindical, exigimos la reinstalación de 25 maestras y maestros despedidos en Morelos y justicia para Samir Flores.

Asumimos que una de las prioridades en nuestro país debe ser la búsqueda y localización de todos los y las desaparecidas en el país, por lo que expresamos nuestra solidaridad con la marcha que están convocando las madres con hijas desaparecidas para éste 10 de mayo, así como hemos exigido justicia y verdad para los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y más de 40 mil en todo el país.

Atentamente.

Pacto Morelos por la Soberanía Alimentaria y Energética y los Derechos de las y los Trabajadores.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s