Mujeres trabajadoras luchan contra violencia y explotación

José Martínez Cruz/ La Jornada Morelos

El extremo de la violencia es el feminicidio. Previamente las mujeres viven violencias de todo tipo, como lo expresaron compañeras de la Comisión Independiente de Derechos Humanos y del Centro de Apoyo a la Trabajadora y el Trabajador (CAT) en el foro sindical y social sobre las violaciones estructurales y la lucha por los derechos humanos y los derechos laborales. Así se expuso también en la ofrenda instalada en el zócalo de Cuernavaca con un miquiztli a las víctimas de feminicidio. Por  eso es importante saber cómo enfrentan la violencia laboral las y los trabajadores en la industria textil y confección. Si es bien cierto que la reforma laboral del 2019 abre una oportunidad para el tema de libertad sindical y la negociación colectiva, pero por otro lado se necesita echar abajo la reforma del 2012, señaló Blanca Velázquez del CAT en su ponencia, que resumimos a continuación. Muchos de los sindicatos independientes ven con buenos ojos las leyes secundarias que se dieron el 1 de mayo, pero en casi 6 meses en la práctica vemos pocos resultados a favor de la clase trabajadora. Sabemos que esto será un proceso largo, pero también muy salvaje para la mayoría de las y los trabajadores, habrá muchos más despidos, formas de contratación más flexibles, sin inscripción al IMSS, poca posibilidad de organización y la vigencia de los contratos de protección.  De hecho, en el foro participaron varias organizaciones del Pacto Morelos por la Soberanía Alimentaria y Energética que las están padeciendo como el SITIMTA por violaciones a su CCT, el INIFAP, el SME, la lucha de las y los compañeros de Rintex, en donde la empresa prefirió cerrar antes de aceptar un sindicato autentico. Hay varios temas aun dentro de esta reforma pendientes que debemos ya de estar discutiendo como el tema de outsourcing, el salario digno, la paridad de género. La industria de la maquila en Morelos tiene más de 50 años, con grandes empresas de Rivetex y Confitalia que ya se cerraron y de los 134 establecimientos que había en el 96 hoy en día quedan menos de 30 maquilas de este ramo, distribuidas en el municipio de Zapata, la Ciudad de la Confección y en Yecapixtla. También hay pequeños talleres ubicados en estos mismos lugares. Los gobiernos de Morelos han ofrecido todas las facilidades para la instancian de estas empresas con la promesa de la generación de empleos, que sabemos hoy en día la creación de empleos es nula.  Las y los trabajadores llegan de las zonas aledañas, a falta de trabajo en un campo en crisis. Muchos de los hombres migraron para lo Estados Unidos y las mujeres tuvieron que concentrarse en estas maquilas. Para entrar a la maquila no se necesitan muchos requisitos, solo que sea joven o madre soltera. La edad en la maquila es de 18 años a los 50 años de edad, pero mayormente son jóvenes. Con niveles básicos de escolaridad y poca experiencia laboral. La mayoría son madres Solteras. Estas trabajadoras/es confeccionan prendas locales, nacionales e internacionales, que exigen la mayor calidad que se pueda para la exigencia de los clientes. Muchas de estas prendas son compradas a muy bajo costo, que van desde los 30 o 40 centavos, vendidas en el exterior de 20 a 60 dólares. Estas prendas o telas están hechas en condiciones de explotación, pero también con un estándar de calidad al 90 %, esa es una de las razones que las maquilas sigan aquí. Los sueldos de las y los trabajadores oscilan de los 180 a 200 pesos diarios, salarios raquíticos. Gran parte de estas empresas, cuenta con un sindicato y un contrato colectivo de trabajo de protección patronal. No hay asambleas, mucho menos hacen rendición de cuentas. Muchas de las veces las y los trabajadores no saben quién es su sindicato. Las condiciones de trabajo siguen siendo de esclavitud moderna, se continúan trabajando más de 12 horas, con metas de trabajo que van de 3,500 a 4 mil prendas por línea con una producción total de casi 40 mil prendas por día. Las y los trabajadores no cuentan con un lugar digno para sus alimentos, y si hay comedor, los alimentos están en mal estado. Los patrones colocan poca agua en los garrafones, para que las y los trabajadores no estén yendo muy seguido al baño, porque esto atrasaría su producción. Las temperaturas en los centros de trabajo están en los 35 a 40 grados de calor y muchas de estas empresas no tienen la ventilación adecuada. Los sanitarios están en condiciones poco higiénicas.

La violencia a la que se enfrentan las y los trabadores es de todos los días, cabe decir que la violencia de género está más marcada para las compañeras mujeres. En el estudio realizado por el CAT han encontrado todo tipo de violencia: que va desde la psicológica hasta el acoso sexual. En varias empresas hay compañeras que viven un infierno por parte de sus supervisores y compañeros de trabajo, donde les hacen todo tipo de insinuaciones físicas, siempre en un sentido sexual. Ante estas violencias las mujeres trabajadoras presentan problemas de miedo, de salud, de soledad, de culpa, de deficiencia, pero sobre todo afectando en lo físico y lo psicológico, trastocando también a sus hijas e hijos. Todo ello limita a su vez el desarrollo integral de las compañeras mujeres. Ya que se ve afectada no solamente su vida laboral, si no todos los ámbitos en que se desenvuelvan. Estos son los impactos diferenciados por el simple hecho de ser mujeres y por toda una estructura capitalista, machista patriarcal que hace abuso de su poder para violentar. En México el 80% de las trabajadoras mexicanas han padecido algún tipo de violencia psicológica, maltrato, humillación, insultos o gritos. Y esto debemos de pararlo con la organización independiente. El estudio concluye denunciando que  mientras siga existiendo esta discriminación, este control en los centros de trabajo, nada va a cambiar a favor de los derechos laborales de miles y miles de trabajadoras, por eso es de suma importancia que se discutan estos temas, que los compañeros no se resistan  a tener paridad de género en los puestos de decisiones y haya protocolos internos  de cero abuso o violencia contra las mujeres en sus centros de trabajo o instituciones. Por todo ello es importante seguir impulsando la capacitación de trabajadoras y trabajadores para que identifiquen las violaciones, hagan propios sus derechos laborales y los hagan valer. Es de suma importancia unirnos a favor de leyes y políticas publicas donde no se violente nunca más a las mujeres, donde haya espacios de trabajos libres de explotación, con salarios dignos, libertad sindical autentica, contrato colectivo de trabajo y el derecho a la huelga como un derecho humano que nos lleve a la participación y la resistencia. Por todo ello le apostamos a la organización libre, directa y justa, la solidaridad de sindicatos y organizaciones independientes para continuar avanzando a favor de los derechos de las y los trabajadores de este país, para tener mejoras en sus centros de trabajo y de vida para un mundo más justo y libre de violencia.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s