Aumentan asesinatos de jóvenes y menores de edad en Morelos

 

Maciel Calvo/La Union de Morelos

El 2010 fue el año más violento en Morelos por el alto número cruentos homicidios, pero también el periodo en que la delincuencia organizada asesinó a más de una centena de adolescentes y jóvenes.  De acuerdo con una investigación realizada por La Unión de Morelos, basada en estadísticas publicadas en el portal del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero de 2007 a diciembre de 2010 en la entidad se registraron un total de  3 mil 545 homicidios.  De estos, 529 asesinatos fueron clasificados como “ejecuciones presuntamente relacionados con delincuencia organizada” y fueron turnados por la procuraduría estatal a la Procuraduría General de la República para su investigación. Hasta el momento no hay ni un informe oficial de cuántos homicidios fueron o no esclarecidos.  Según el SNSP, 478 asesinatos  fueron clasificados como “ejecuciones”, definidas como “homicidios con extrema violencia, que por sus características se presume que víctima, victimario o ambos pertenecen a una organización criminal”.  Otros 51 homicidios ocurrieron en enfrentamientos o en agresiones, “producto de ataques por parte de grupos de la delincuencia organizada en contra de autoridades de cualquiera de los tres órdenes de gobierno, con o sin respuesta armada”.  Los municipios donde ocurrieron el mayor número de asesinatos o “ejecuciones” fueron: Cuernavaca con 177; Temixco con 47; Jiutepec con 34; Jojutla con 26; Cuautla y Yautepec, con 25 cada uno; Tlaltizapán, Huitzilac y Puente de Ixtla con 22 cada uno.  Los homicidios o ejecuciones fueron perpetrados con armas de calibre 9 milímetros , 0.762, 0.223 y 0.38.

 Niños, adolescentes y jóvenes, las víctimas

 Conforme pasó el tiempo, la guerra contra el narcotráfico y la disputa del control del territorio morelense entre grupos rivales trajo consigo el aumento gradual de homicidios, que de igual forma poco a poco fue cobrando la vida de más y más jóvenes.  En el 2007,  de un total de 611 homicidios, 32 fueron relacionados presuntamente con el crimen organizado y de estos  el 6.9 por ciento de las víctimas fueron jóvenes entre 21 y 30 años de edad.  No obstante, en el 2008 comenzó a notarse no sólo un incremento de los homicidios relacionados con el crimen organizado sino que las víctimas eran cada vez más jóvenes y hasta menores de edad.  De los 737 homicidios registrados en este año, 48 fueron relacionados con el crimen organizado y de estos, el 11.9 por ciento de las víctimas fueron jóvenes entre 21 y 30 años de edad, y el 7.1 por ciento adolescentes entre 16 y 20 años de edad.  Aún antes de la muerte del líder de los hermanos Beltrán Leyva, Arturo Beltrán, muerto el 16 de diciembre de 2009 durante un enfrentamiento con elementos de la Secretaría de Marina en Cuernavaca, la violencia comenzaba a recrudecerse y el número de muerto seguía en ascenso.

Para el 2009 el número total de homicidios registrados  aumentó a 998, de los cuales 114 fueron relacionados con el crimen organizado. El número de víctimas jóvenes siguió creciendo, pues el 13.7 por ciento de los ejecutados fueron jóvenes entre 21 y 30 años de edad y el 2.1 por ciento adolescentes entre 16 y 20 años.

Para el 2010 el número de homicidios totales registrados aumentó a mil 108, de los cuales 335 fueron “ejecuciones” perpetradas por bandas criminales. Sin embargo, por primera vez se registró la ejecución de menores de 15 años.  De acuerdo con las estadística oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el 1.9 por ciento de los “ejecutados” tenían menos de 15 años; el 9 por ciento tenía entre 16 y 20 años; y el 21. 9 por ciento entre 21 y 30 años edad. En suma, de los 529 homicidios clasificados por el SNSP como “ejecuciones”, 146 fueron víctimas jóvenes, adolescentes y niños.   En  general, el 80 por ciento de las víctimas eran hombres, un 10 por ciento mujeres y el resto permanecen como no determinado.

 Las “epístolas” del crimen

 Según las estadísticas, que pueden ser consultadas por los ciudadanos a través de internet en la página del SNSP, la colocación de mensajes sobre los cuerpos las víctimas cada vez fue más frecuente.   Entre 2007 y 2008, alrededor del 10 por ciento de los cuerpos de las víctimas fueron encontrados con algún tipo de mensaje escrito en cartulinas o sobre la piel. Pero en los años siguientes, el intercambio “epistolar”  entre bandas rivales tomó mayor popularidad, pues en el 2009 casi el 19 por ciento de los cuerpos de los “ejecutados” fueron encontrados con mensajes de amenazas contra sus rivales. En el 2010, el 29. 3 por ciento de los cuerpos tenía algún tipo de mensaje.

 Opacidad institucional

 De acuerdo con el SNSP, estás cifras se encuentran a disposición de los ciudadanos con la finalidad de coadyuvar a la transparencia y la comprensión del fenómeno. En contraparte, la Procuraduría General de Justicia de Morelos ha negado o evadido dar este tipo de información a través de diversas solicitudes de información argumentando que no es su competencia, que no dispone de la información o que no es su obligación desglasarla, porque los datos se encuentran en las averiguaciones previas o carpetas de investigación. Incluso, entre los datos no revelados por las autoridades federales y estatales son las ocupaciones de cada una de las víctimas.

About these ads

Deja un comentario

Archivado bajo articulos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s